En San Gregorio, Por nosotros mismos

Las Tunas.- Los crecientes resultados del sector campesino en la producción de alimentos y el remozamiento de instituciones sociales se mostraron este domingo en la comunidad de San Gregorio, a unos cuatro kilómetros de esta ciudad, donde tuvo lugar el proyecto comunitario Por nosotros mismos, que cada semana se desarrolla en una localidad rural de la provincia de Las Tunas.
En ese sitio está enclavada la cooperativa de crédito y servicio (CCS) Omar Pérez Pérez, con diversificación al entregar leche y otras producciones pecuarias y cultivos varios, aunque su objeto social son los frutales, con 57 variedades, ahora insertada en proyectos de colaboración de la agricultura urbana en una finca de 67 hectáreas, de desarrollo sostenible a partir de productos naturales y está próxima a recibir el equipamiento para una minindustria.
La CCS Eradio Infante también se ubica en la zona, dedicada a cultivos varios y aporta a la sustitución de importaciones con la siembra del frijol, mientras en la ganadería vacuna se logra mejor manejo y reducción de muertes, además de entrega de carne porcina, la crianza de ganado menor y gallinas.
Con una presentación de música, actuación de payasos y otras actividades recreativas, se reabrió el círculo social que fue reconstruido con apoyo de los cooperativistas y pobladores del lugar, así como el área de venta de surtidos de la gastronomía.
La escuela primaria Israel Marrero Barbán también quedó remozada, y es la primera declarada XI Congreso, como parte del proceso previo al magno evento de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) fijado para mayo del 2015, que reconoce el rescate de los valores tradicionales campesinos, y la vinculación de los alumnos a labores agrícolas en el círculo de interés de Agronomía.
En el lugar se benefician más de 900 habitantes con otras soluciones comunitarias y respuestas de entidades u organismos a planteamientos, como los de mejoras del camino, restablecimiento de la iluminación, cercado del parquesito infantil, siembra de árboles y una jornada por la salud en la cual se integraron varias especialidades.
Ramón Caballero Moreno, delegado de la circunscripción 51, que abarca cuatro barrios, reconoce el apoyo comunitario en la solución de planteamientos y en tareas convocadas fuera del horario laboral en coordinación con los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).
La contribución femenina tiene en Margarita Sierra una reconocida exponente, con un patio familiar de referencia en el que combina plátano, guayaba, aguacate, fruta bomba y hortalizas, en tanto lo aprovecha como un área de orientación profesional para atraer a los niños hacia la esfera agropecuaria.
En la comunidad también está el aporte del joven Rafael Antonio García, con solo un año de experiencia laboral como ingeniero agronómico, y se le puede ver enamorado de su profesión, porque para él “la agricultura no tiene la cara fea”,  como lo expresó mientras participaba junto a algunos obreros en el traslado de sacos de boniato recién cosechados.
/mdn/
Comités de Defensa de la Revolución
Federación de Mujeres Cubanas
 
 

Artículos relacionados

Por la salud física y mental de los adultos mayores

Luisa Elena Rivera Cubelo

Detectan indisciplinas y violaciones en municipio de Las Tunas en medio de Tarea Ordenamiento

Miguel Díaz Nápoles

Copextel-Las Tunas, empresa a tener en cuenta en el nuevo escenario económico

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario