Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Grandeza de negros y blancos

Grandeza de negros y blancos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- En medio de la diversidad se juntan aspiraciones  comunes en el continente americano que ríe y baila, en un entorno de semejanzas en tradiciones, historia y aspiraciones de emancipación, aun con huellas de la racialidad instigada para dividir, en una región de predominio en la mezcla de colores.

Día de la Raza es el nombre que reciben en la mayoría de los países hispanoamericanos las fiestas del 12 de octubre, fecha en que avistó tierra el marinero Rodrigo de Triana en 1492, luego de haber navegado al mando de Cristóbal Colón a lo que posteriormente se denominaría América.

Más que para celebrar el encuentro entre los dos mundos, la ocasión propicia el reconocimiento en las naciones americanas como plurales en lo étnico, lo cultural y lo racial, como ahora enaltece la integración latinoamericana esa vasta riqueza y variedad que nos une.

Luego de 72 días de navegar, en 1492, los navegantes españoles encontraron un mundo nuevo y diferente, con criaturas de cabellos largos, oscuros y lacios, que apenas cubrían sus cuerpos con alguna ropa, practicaban una religión politeísta y de idolatría, ante quienes se abrió una cultura diferente, nueva y llena de expectativas.

La llegada de Colón al Caribe marcó el nacimiento de una nueva identidad a partir del encuentro y fusión de los pueblos originarios del continente americano y los colonizadores españoles, que transformó para siempre las visiones del mundo y las vidas de europeos y americanos.

Es una fecha para considerar lo plural de las naciones americanas en lo étnico, cultural y racial, elementos indisolublemente ligados en todo el devenir histórico de sus pueblos.

Y ahí están en la prosa y el verso de José Martí al hablar de la raza, el concepto de hombre y de cubano como algo más que blanco, más que mulato, más que negro, extensivo a la mujer.

“En los campos de batalla, muriendo por Cuba, han subido juntas por los aires las almas de los blancos y de los negros. En la vida diaria de defensa, de lealtad, de hermandad, de astucia, al lado de cada blanco, hubo siempre un negro…”

“Los negros, como los blancos, se dividen por sus caracteres, tímidos o valerosos, abnegados o egoístas, en los partidos diversos en que se agrupan los hombres”.

Al pensar en esas almas de blancos y negros en las páginas de historia de Cuba llegan al vuelo las imágenes remontadas a la resistencia indígena, las sublevaciones de esclavos, el inicio de las guerras independentistas y la entrada triunfal de enero.

No fueron los orígenes raciales ni la condición social causantes de éxitos o fracasos; bien se juntaron pasión y arrojo en el ideal libertario, resumido en el elogio martiano: “…En Cuba hay mucha grandeza, en negros y blancos”.

Con el llamado encuentro de los dos mundos, en 1492, América recibió un gran legado cultural de adelanto y expediciones artísticas, no solo occidentales, sino orientales, pero Europa también percibió la riqueza cultural, los avances del ingenio y el arte del nuevo mundo.

/mdn/

Leer más:

El Día de la Raza

Mi Raza

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Maira Castro Lora

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Oriunda de la provincia de Santiago de Cuba. Fue Jefa de Información y de Redacción. Es reportera de temas de la industria, la ciencia y la tecnología. Ahora se desarrolla como corresponsal de Radio Reloj en la provincia de Las Tunas y se mantiene colaborando para Tiempo21 y Radio Victoria. Es una profesional competente, que demuestra calidad en su labor diaria. @micelele

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = cuatro