Las Tunas, Cuba. Viernes 17 de Noviembre de 2017
Home > Cultura > Carnaval de Las Tunas: festejo y tradición

Carnaval de Las Tunas: festejo y tradición

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Las fiestas carnavalescas son abundantes en todas las naciones, y en el territorio cubano guardan especial relación con las tradiciones de cada ciudad.

En esta ciudad, el jolgorio se caracteriza por la alegría y la participación colectiva, con un marcado acento entre familiares y amistades, quienes se unen entorno a la música para el disfrute.

Esta expresión cultural tiene su origen en las fiestas de los cabildos de esclavos en el siglo XIX, en honor a San Jerónimo, el patrón de esta ciudad fundada el 30 de septiembre de 1776. A partir de 1952 los agasajos se convierten en carnavales como parte de las tendencias que practicaban otras importantes ciudades cubanas.

En la actualidad esos espacios con gran fuerza de la tradición y de la espontaneidad popular sobresalen por las actividades culturales que son matizadas por las comparsas, carrozas y congas, en total simbiosis como elementos que se unifican para el divertimiento y que poseen un sistema de competencias en el propio desarrollo de los carnavales.

Disímiles son las expresiones de la fiesta que distinguen el esperado festejo competitivo mediante la danza, la música, el vestuario y el desempeño escénico acompañado de tambores, campanas, y estribillos pegajosos que ambientan esta manifestación popular que encuentran en el noveno mes de año en Las Tunas la alegría de todo un pueblo.

En total coincidencia cada hornada carnavalesca es acompaña por la gracia de San Pedro, que matiza con el frescor de la lluvia y que ratifica así una tradición local bautizada no solo con la lluvia sino con la cultura popular en una gigantesca fiesta que es sin dudas el arraigo del carnaval en Las Tunas.

Vuelve hoy el toque de la corneta china al centro citadino, a las principales avenidas que se engalanan con banderas y faroles que muestran la alegría y el embrujo de ese esperado festejo, que combina el cerdo asado, la fritura de maíz y la tan gustada cerveza fría.

Hoy todos arrollan tras el contagioso ritmo de las congas no solo en festejo por el carnaval sino también en homenaje al 218 onomástico de una de las ciudades más jóvenes de Cuba, cuyos habitantes unen historia y tradición popular, en un festejo que a pesar de durar solamente cuatro días, en activo, tienen todo un año de preparación desde la comunidad y su gente.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco + 2 =