Las Tunas, Cuba. Jueves 26 de Abril de 2018
Home > Especiales > Historia > Toma de Las Tunas: el triunfo del coraje y la inteligencia

Toma de Las Tunas: el triunfo del coraje y la inteligencia

Las Tunas.- El asalto, toma e incendio de la oriental ciudad de Las Tunas en 1876 fue un golpe demoledor para el gobierno de España y una de más impresionantes  acciones estratégicas de la guerra de independencia cubana. Tiempo21 conversó con el Historiador de la ciudad, Víctor Marrero, para conocer detalles sobre los sucesos de aquella jornada del 23 de septiembre.

¿Qué interés tenía el Mayor General del Ejército Libertador Vicente García, además de ser su ciudad natal, de conquistar Las Tunas?

“En primer lugar Las Tunas era una ciudad fortificada que se consideraba inexpugnable para las armas españolas. De ese modo el ejército colonial controlaba todo el movimiento de tropas y pertrechos entre el Oriente y el Occidente del país. Además, aquí se concentraban valiosos pertrechos de alimentos y armas que serían muy importantes para la guerra de liberación”.

Siendo una plaza tan fuerte, ¿cómo lograron tomarla?

Vicente García se valió de su gran red de inteligencia militar. Su agente más importante fue el francés Charles Filiberto Peiso, que era el secretario del Comandante español Félix Toledo Vidal.  También contó con el apoyo de otras personas dentro de la ciudad como Iria Mayo, esposa de Peiso, el boticario Joaquín Romero, y de las hermanas Lora”.

“Esto le permitió tener una información completa de la ubicación de las fortificaciones, las armas y de todos los movimientos de soldados y pertrechos. De ese modo, el día 22 los mambises concentran sus fuerzas en las fincas cercanas como Las Tablas y Ranchuelo, en las afueras de Las Tunas. Para entrar a la ciudad se valen de las dos hermanas Lora”.

“Durante la madrugada del 23 de septiembre abren un hueco en la pared de la casa de Amalia Lora que vivía al lado de la Plaza de Armas, hoy Parque Vicente García, de ahí penetran al patio de la casa de Manuel Agustín Nápoles y entonces desde su portal dirigen el asalto”.

¿El  factor sorpresa fue determinante?

“Sí. Primero tomaron el fortín que protegía la plaza de Armas. Para ello emplearon un comando, que fue otro de los aportes del caudillo tunero a la estrategia militar cubana de la época: las tropas especiales”.

“Ese comando, cuchillo en boca, pasó por arma blanca a la toda la guarnición de guardia. Ya desactivada la alarma,  entran en la Plaza de Armas y el combate inicial es en la iglesia, que estaba fortificada. Allí se produce un combate cuerpo a cuerpo. Es cuando Vicente ordena a sus tropas quitarse las camisas y se iban a identificar por el tacto en la oscuridad”.

“De ese modo, al estirar la mano en la oscuridad, si el otro estaba vestido, era español: el cuchillo o el machete daban cuenta de su vida. Ese enfrentamiento fue sangriento. Una vez tomada la iglesia comenzaría el combate en todos los puntos fortificados de la ciudad y los van tomando golpe a golpe”.

El  ataque, ¿ fue fulminante?

“Todo fue muy rápido. A las ocho de la mañana el Comandante español Félix Toledo Vidal tuvo que rendirse y la plaza cae en manos cubanas. Es importante destacar que los mambises ocuparon valiosos pertrechos militares, entre ellos tres piezas de artillería y sus municiones. También ocuparon armas, alimentos, caballos y reses. Después del asalto van destruyendo la ciudad y el 26 de septiembre le prenden fuego, comenzando por la casa de Vicente García”.

¿Por qué después de tomar esta importante plaza militar los cubanos deciden quemar la ciudad?

“Porque Vicente García no tenían recursos suficientes para poder conservarla. Si la dejaban intacta, los españoles con un ejército mejor equipado volverían a hacerse fuertes en el lugar. Es por esto que comienzan una destrucción total palmo a palmo. Las Tunas desapareció como plaza militar en 1876. Los españoles la reconstruyen  en 1884, porque para ellos fue siempre un lugar privilegiado porque domina el oriente y las salidas hacia el occidente del país”.

¿Qué importancia tuvo la acción en el posterior desarrollo de la guerra de independencia?

“La toma de Las Tunas en 1876 fue un golpe demoledor para el gobierno español porque perdieron una de sus plazas fuertes en el Oriente. Además, debilitó el poder militar de España. Esta acción provocó  la sustitución del capitán general de la isla y que España enviara a Arsenio Martínez Campos con una nueva política de pacificación para Cuba.

/edc/

 

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*