Las Tunas, Cuba. Lunes 18 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Amancio Rodríguez: un líder incorruptible

Amancio Rodríguez: un líder incorruptible

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

260px-AmancioLas Tunas-. La historia del líder obrero Amancio Rodríguez  se ubica  entre  las más apasionantes e intensas del Movimiento Sindical Cubano.  Como memoria imperecedera de su obra, un central azucarero y el más sureño de los municipios de la oriental provincia de Las Tunas,  llevan su  nombre.

El odio contra las injusticias lo llevó a vincularse desde muy joven a las luchas sindicales, por lo que en 1939 ocupa el cargo de secretario general del Sindicato de los Trabajadores Azucareros del otrora central Francisco,  en la antigua provincia de Camaguey, puesto que ocupó, gracias al apoyo mayoritario de los obreros,  hasta la hora de su muerte.

Años más tarde es nombrado secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Azucareros y fue electo concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz del Sur, desde donde gana múltiples demandas a favor de la clase obrera.

Con él terminó para siempre la etapa en la que los dirigentes del Sindicato se dejaban intimidar o sobornar por los patrones apoyados por la Guardia Rural.

De ese modo, Amancio se convirtió  en un estorbo para los intereses de la compañía imperialista Francisco Sugar Company.

Entonces, el corrupto presidente cubano Carlos Prío Socarrás a petición de los Estados Unidos le ordenó al líder de la  seudoorganización sindical, CTK,   Eusebio Mujal, organizar el crimen.

El 18 de septiembre de 1948 durante una asamblea convocada por los mujalistas con el pretexto de abordar la unificación del movimiento obrero del Central, Amancio es baleado cuando se dirige hacia la tribuna en medio de los aplausos de los trabajadores. Su amigo y compañero de luchas, José Oviedo Chacón, también recibe un disparo por la espalda.

En medio de la confusión los asesinos intentan escapar del local mientras los obreros los persiguen para darle su merecido, pero llega la Guardia Rural y protege a los verdugos   hasta su traslado al cuartel.

El sepelio de Amancio y Oviedo se convirtió en una multitudinaria manifestación de protesta y repudio el régimen y las fuerzas mujalistas,  responsables de la división del movimiento obrero en la localidad.

En la despedida del duelo, el capitán de la clase obrera cubana, Lázaro Peña, expresó que algún día el crimen sería vengado y cuando eso ocurriera ese central llevaría el nombre de Amancio Rodríguez.

Demanda hecha realidad cuando el 6 de agosto de 1960 el Gobierno Revolucionario interviene el central Francisco y los obreros allí reunidos acordaron que a partir de esa fecha el ingenio y el municipio, hoy perteneciente a la provincia de Las Tunas, llevaran el honroso nombre de Amancio.

/edc/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 − = cinco