Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > La Radio en Las Tunas > El problema romántico de Metodio

El problema romántico de Metodio

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas-. Abres la puerta y lo descubres en su lugar de trabajo, parece que una parte del Departamento Técnico de Radio Victoria tiene tatuado su nombre: Metodio Diez Núñez.

Ya hace tres años que se jubiló pero sigue firme. A fin de cuentas las paredes de la planta radial también forman parte de su casa. “Sigo viniendo a la radio, es un problema romántico,” – y continúa en el espacio que nunca deja de ser suyo.

“En el año 69, cuando yo entré a trabajar en la radio, la emisora era una sola cabina, un solo cubículo donde había dos platos de tocadiscos para reproducir discos de acetato, discos negros un micrófono y el operador y el locutor estaban juntos se veían la cara y el operador trabajaba sin ruido no podía moverse porque salía al aire”- recuerda Metodio sus inicios en la radio tunera-“Era con discos llenos de escrach porque se usaban mucho.”

Continúa entonces con su clase magistral de historia de la radio, que agradezco mucho. “En el año 1974, nos mudamos para los altos del Cine Tunas y mejoró la cosa porque dos años después comienzan a llegar un equipamiento de grabadoras profesionales que modernizaron las trasmisiones,  hasta ese entonces las menciones eran en vivo.

“Así se comienza a revolucionar la radio y se convierte en algo exquisito, ya se podía grabar y la programación progresa al igual que el sonido. El disco negro comienza a quedarse en el olvido y llega la cinta magnetofónica. 

“A partir del 2001 comienza lo digital y luego se muda para donde estamos hoy, en la calle Colón. Empieza una era digital con una calidad superior. Con las computadoras, un programa de dos horas al aire que un realizador se pasaba tres horas de pie editándolo, ahora lo edita en minutos. Un locutor lo graba rápidamente.

“La música se envía por los sistemas de la radio en fracciones de segundos, mejoró la variedad y la cantidad con la que se cuenta. Esta radio no se parece a aquella lo que no varía es el espíritu.”

Ese espíritu es, a lo mejor, culpa de él. Lo contagió con su actividad incesante y el deseo de no abandonarnos nunca, a sus muchachos de la técnica y a otras personas que vamos, una y otra vez, en busca de asesoramiento y ayuda.

“Todas las generaciones que pasan por la emisora lo hacen con el ánimo de hacer las cosas bien. Hay algo en que los otros medios no pueden superar a la radio y es que usted está comiendo y puede estar oyendo la radio, está limpiando y está junto a la radio. Puede estar caminando o viajando a 100 kilómetros por hora y escucha la radio. Sigue siendo más inmediata, más eficaz.”

Se le sale el alegato a este medio que se le cruzó en sus genes en algún momento del camino.

“La radio, yo no creo que muera porque siempre tiene que haber alguien que le diga las cosas, por lo tanto tiene que perdurar. En el futuro puede ser que se haga con menos personas.

“No cambiará la esencia de Radio Victoria porque es una parte de pueblo. Es una institución que tiene arraigada a la gente. Como existe un parque en el pueblo, un monumento que la gente ve y dice que nadie se lo puede quitar, así es esta emisora, parte de ellos y el pueblo nunca va a renunciar a eso.

“Para mí Radio Victoria es la mayor institución que tiene Las Tunas. Es parte de mi vida, me jubilé y aquí estoy. Sigo viniendo porque no puedo apartarme, ni desprenderme.”

 

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno + = 6