Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Octubre de 2017
Home > Los Cinco > René González, la humildad de su conducta

René González, la humildad de su conducta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
René, acompañado por su esposa Olga Salanueva, Rosa Virgina Chávez y el vicepresidente de Venezuela Jorge Arreaza. Foto Yaimi Ravelo

René, acompañado por su esposa Olga Salanueva, Rosa Virgina Chávez y el vicepresidente de Venezuela Jorge Arreaza. (Foto Yaimi Ravelo)

En la República Bolivariana de Venezuela conocí a René González Sehwerert, un hombre que fue, es y será historia siempre que se hable de las causas justas y también cuando se hable de las injusticias que se cometen a diario en muchas partes del mundo.

Su nombre brilla con merecida luz entre tantos otros seres que dejan una huella positiva y digna de imitar por las nuevas generaciones.

Su historia, grandísima pero anónima, conmovió al mundo luego del 12 de septiembre de 1998, cuando multiplicado por cinco, su ejemplo trascendió las fronteras cubanas y se extendió a todos los rincones del planeta.

Desde entonces, millones de voces clamaron por su libertad, entre ellas la del líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez Frías, gran amigo de este hombre de mirada azul y de Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, así como de Fernando González, el segundo antiterrorista cubano que regresó a la Patria.

Con especial agrado muchas personas recordamos al líder venezolano, cuando llamó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a liberar a los muchachos, en referencia a los antiterroristas cubanos. “Cumpla usted con la ética, la política y con la moral ante el mundo. Hágalo, presidente Obama, libérelos de esas cadenas…”

O también cuando se refirió a una marcha por la liberación de nuestros Héroes y conminó al mandatario estadounidense a liberar a los Cinco y, a la vez, a devolver a Luis Posada Carriles, uno de los más grandes terroristas de la historia de América Latina.

O el 14 de noviembre de 2009, fecha en la que les entregó, mediante sus familiares, la Orden del Libertador (Simón Bolívar) en su primera clase (Gran Cordón).

Precisamente conocí a René en el emblemático Cuartel de la Montaña o 4 de febrero, donde reposan los restos del querido Comandante que hizo de cada escenario una tribuna para denunciar la arbitrariedad del gobierno de los Estados Unidos y exigir la excarcelación de los Cinco.

Con calma y notable humildad, el Héroe de la República de Cuba acarició serenamente el nicho de la Flor de los Cuatro Elementos y, tras la llovizna que pujaba por caer desde el cielo de sus ojos, se engrandeció aún más en el corazón de todos los presentes.

Allí, con su mirada sobre Caracas, aseguró que era una obligación moral visitar ese lugar. “Aquí tenía que venir, pedí que fuera el primer sitio que visitara porque le debía esto a Chávez. Chávez nos acompañó y fue el mejor amigo de los Cinco también. Desde un principio denunció el caso, estuvo atento y nos expresó su solidaridad donde quiera que hizo falta. Representó para nosotros una luz en la oscuridad más intensa”.

La sonrisa amable y la firmeza de sus palabras hicieron de René González merecedor de la admiración y el respeto que desbordaba de cubanos y venezolanos; entre ellos yo, que me siento orgullosa por haberlo conocido en ese especial sitio de la hermana nación.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera se destaca por su sensibilidad para las historias de vida a través de entrevistas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. Ama por sobre todas las cosas a sus hijos Johana y Oscarito, le facsina el color verde y es amante de la naturaleza, la música. Para ella el amor abre cualquier puerta y la amistad es un puente para sustentar la vida. yenimadv@enet.cu Blog: http://www.soydelastunas.blogspot.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho × 4 =