Cultura

Una fantástica bodega se llenará de títeres

Una fantástica bodega se llenará de títeresLas Tunas- La bodega de los amigos será el estreno el próximo sábado del Grupo Guiñol Los Zahoríes, bajo la dirección de Ernesto Parra. Con este reconocido actor dialogó Tiempo21 sobre el espectáculo, que narra las maldades del dueño de la tienda, Don Esteban, y cómo lo desenmascaran Pitín y Maraca:

“La obra tiene elementos de la fantasía porque aparece un hada, entre otros personajes mágicos. Es un espectáculo muy divertido, con un lenguaje sencillo, que trasmite los valores de la solidaridad, la amistad, la importancia de compartir”…

¿Qué elementos dramatúrgicos sobresalen?

Durante todo el tiempo la obra juega con la participación del público, mantiene una sintonía con esa tradición titiritera de esta compañía, respetando su estilo, por ejemplo, habitualmente se rodaban los créditos como si fuera cine, y eso lo mantenemos para continuar con el estilo de esta agrupación.

Se trata el acaparamiento, la especulación, que quizás para los niños son términos muy distantes…

Sí, pero en el espectáculo, con un lenguaje muy sencillo, se ven como vicios y se enseña que es malo no compartir algo tan importante como son los alimentos.

La puesta está basada en el texto La bodega de los milagros, de la tradición titiritera italiana. En un principio, fue el ejercicio de graduación de Claudia Zayas, que contó con la tutoría de Ana Rosa Díaz. A partir de las mismas necesidades que el Guiñol Los Zahoríes incremente un repertorio para una programación habitual aprovechamos esta idea con parte de la producción terminada: los títeres, el diseño escenográfico, el decorado, y sólo se añadieron algunos elementos, y una reescritura completa de la dramaturgia.

¿Cómo ha sido el trabajo con actrices tan jóvenes como Claudia y Wendy Stuart?

La bodega de los amigos, además de una puesta en escena, ha sido un proceso de formación,  de aprendizaje de una técnica de manipulación como el títere de guante, una de las más complejas, porque es la base para aprender las demás. Nosotros hemos tomado esa doble vertiente, y el montaje se ha convertido en un ejercicio de para estas jóvenes intérpretes.

Eres el director de una importante agrupación de clown, Teatro Tuyo, y aún encuentras el tiempo para dirigir una obra de títeres…

Mi relación con los títeres se remonta al niño que venía al teatro: yo fui y soy público del Guiñol Los Zahoríes. Creo que la vida me ha dado la oportunidad de devolver lo que un momento recibí; y ese niño, que ya creció y se dedica al teatro, también aporta un poco para que otros niños sigan como yo, viniendo y disfrutando la magia de los títeres.

/ymp/

 

 

Artículos relacionados

Festival Cinemazul invita desde la literatura en la gran pantalla

Yanetsy Palomares Pérez

Congreso de la AHS: Cuba necesita transformar sus espacios culturales

Redacción Tiempo21

Moncada, un asalto de amor en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


5 + = ocho