Lecturas

Juan Almeida: héroe y poeta

Almeida es recordado siempre al lado de Fidel /Foto tomada de Cubadebate.
Almeida es recordado siempre al lado de Fidel /Foto tomada de Cubadebate.

Las Tunas-. Mulato jacarandoso, guapo de verdad y rebelde con causa, el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, es guía para los cubanos que día a día afrontamos los difíciles  retos de mantener viva la obra a la que dedicó su vida.

En el aniversario cinco de su muerte, vale recordar que en su temprana juventud se sumó a la lucha contra la tiranía y cuando participó en el asalto al cuartel Moncada en 1953, era un simple albañil. Desde entonces, Almeida estuvo siempre en la primera línea de combate junto a Fidel Castro, y fiel hasta las últimas consecuencias.

No fueron pocas las pruebas que enfrentó durante su activa existencia. Su cálida sonrisa y las leyenda de su impar valentía quedaron plasmadas en sus días de prisionero político en Isla de Pinos, expedicionario del Granma y como  Jefe del Tercer Frente Guerrillero Mario Muñoz Monroy, donde a fuerza de coraje se ganó un indiscutible lugar en la dirección de la Revolución, a la vez que se enamoraba para siempre de aquellas gloriosas montañas de Santiago de Cuba.

Tras el triunfo de la revolución cubana en 1959,  fue el dirigente con numerosas y elevadas responsabilidades que a fuerza de ejemplo enfrentó las indisciplinas y lo mal hecho.

Pero Almeida fue todo eso y más, pues a pesar de las urgentes y vitales tareas que asumió, siempre encontró tiempo para caminar por las calles, conversar con la gente sobre sus preocupaciones más apremiantes,  cantar, discutir sobre pelota o componer un poema inspirado en el paisaje o en la belleza de una mujer.

Además de su obra revolucionaria, el Comandante del cariño, cómo lo llama el pueblo, nos dejó una gran lección para aquellos que se escudan en la falta de tiempo o de recursos para hacer cosas bellas.

De ello da fe, ese tesoro que legó al pueblo cubano formando más de 300 canciones y una docena de libros que constituyen inmenso aporte a la cultura y al conocimiento de nuestra historia.

Su preocupación por la formación artística de los niños, la conservación de los monumentos y de las tradiciones genuinamente cubanas también hablan de la preocupación de Almeida de proteger nuestra cultura de los efectos de la globalización neoliberal.

Más allá de la gloriosa historia que escribió al lado de Fidel, el Comandante Juan Almeida Bosque vive en cada sonrisa de niño y cada canción.

/edc/

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


ocho × = 32