Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Opinión > En el camino de la unificación monetaria en Cuba

En el camino de la unificación monetaria en Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La posibilidad de pagar hoy con moneda nacional en tiendas minoristas en las que antes regía con exclusividad el peso convertible (CUC), deviene definitivamente síntoma de la venidera unificación monetaria y cambiaria en Cuba.

Tal medida comenzó en marzo último de forma experimental en los habaneros centros comerciales La Puntilla y La Copa, de las corporaciones CIMEX y TRD, respectivamente, y se ha desplazado al resto del país con no pocas expresiones de beneplácito en la población.

De acuerdo con un reporte publicado a fines de agosto por el diario Granma, la iniciativa se concibe mayoritariamente como una buena nueva, en lo fundamental, por evitar la obligatoria visita a las casas de cambio conocidas por CADECA.

No obstante, hay quienes -lejos de admirar esta decisión- señalan que el impacto real sucederá cuando las transformaciones logren una tasa de cambio favorable al bolsillo del cubano.

“Los precios continúan igual”, aseveran varias personas, mientras otras se cuestionan: “¿por qué la aplicación de esta medida aún no se extiende a determinados servicios, como la gastronomía y la transportación en CUC?”, e incluso,”¿por qué la experiencia no había llegado años antes?”.

Ciertamente, en el ámbito del ciudadano la verdadera trascendencia no consiste en utilizar una u otra moneda, sino que el valor del peso cubano se fortalezca, de manera que contribuya a incentivar de forma efectiva la producción.

Y es que si bien la aparición del CUC significó una estrategia clave ante la compleja situación del período especial, su prolongada estancia introdujo numerosos conflictos en la economía del cubano, sobre todo por el debilitamiento del papel estimulador del salario.

Pero, sería utópico pensar que la solución a todas las dificultades existentes tendrá respuesta con el fin de la dualidad monetaria.

Ya lo advirtió el Presidente Raúl Castro al decir que esta medida “no significa la solución mágica a todos los problemas presentes en la economía, sino que será un factor decisivo en pos de un sustantivo incremento de la eficiencia y productividad del trabajo…”

También expertos han reiterado tal filosofía, pues sin desconocer que del establecimiento de una única moneda dependerá el curso positivo de muchos otros dilemas, como el del salario, tarifas, precios…, a su vez, enfatizan en que la recuperación real del país radicará en lo que seamos capaces de producir, con eficiencia.

No en vano existen leyes económicas, esas sí no se pueden transgredir, y cuando sucede deviene enseguida el colapso. Por eso de nada vale disminuir los precios si no existe un respaldo productivo, porque entonces sería un ciclo interminable: la demanda supera la oferta y los precios tienden a aumentar.

La aplicación gradual de la unificación monetaria, recogida en el Lineamiento número 55, resultará garantía para un tránsito sin infortunios, más cuando el tipo de cambio actual no ha experimentado modificaciones durante años.

De ahí la importancia de evaluar paulatinamente los impactos en el sector empresarial, e incluso de medidas como el pago en la red minorista en CUC y/o CUP, antes de arribar al incógnito “Día Cero”, momento en que comenzará a ser un hecho esa política en la mayor de las Antillas.  (Lissett Izquierdo Ferrer/Agencia Cubana de Noticias)

/ymp/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 3 = tres