Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Gente > Dirly: la música mexicana es mi vida

Dirly: la música mexicana es mi vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Dirly NatalieLas Tunas-. A la pequeña Dirly Natalie la conozco desde muy bebita  y sé, como todos sus vecinos, del ardor que parece sentir por  la música, algo que descubrió  cuando tenía apenas tres años de edad.

Por aquella época  andaba de la mano de la abuela y  la mamá comenzando su andar por los escenarios interpretando  canciones de Liuba María Hevia y Teresita Fernández y parecía,  con eso,  inmensamente feliz.

Todavía recuerdo su “debut” oficial en el Cine Teatro Tunas, de esta ciudad cuando, a todas luces, todavía le  faltaba  tamaño  para sujetar bien el micrófono;  pero nada, comenzó a cantar y   esa sensación se desvaneció  entre  los presentes,  quedamos admirados de la seguridad de aquella pequeña de círculo infantil que se sentía allí como pez en el agua.

Me aseguró mientras  conversamos ayer, en una pose un poco más tímida de lo que le es habitual, que  con el tiempo su gran pasión se ha vuelto la música mexicana a raíz de su inserción en un proyecto que auspicia el programa Ecos de México, de radio Victoria,  con el interés de promover entre los nacido aquí el gusto por los corridos y las rancheras, de por sí muy solicitados ya.

Hablar de su experiencia y de los muchos amigos que ha ido haciendo en estos pasos hace que le brillen los ojos y la sonrisa le aflore inevitablemente.

Por eso no extraña encontrarla en cualquier sitio en que la música llame; lo mismo da que sea una comunidad rural, alejada de esta pequeña comarca y a la que llega en camiones, cansada, expectante o que la presentación exija estar desde muy tempranito y hasta muy tarde aprendiendo una letra o estudiando la forma de entonarla mejor; ¿hay música?, cuentan con ella.

Y también, ¿por qué no decirlo?, con el entusiasmo de la familia toda. Abuelita y mamá hacen de cada invitación a cantar un desafío y se encargan de acoger cerca también a los otros pequeños que dan sus primeros pasos dentro del grupo.

Así la sala de casa,  pasa, a ratos, por espacio de ensayos; y los ecos de las voces infantiles además de los acordes de los back ground de los temas a interpretar llegan, irremediablemente, hasta cada local de la cuadra, como una especie de canto común, convocando.

Yo no sé si, al crecer, va definitivamente a optar por hacer de la música la profesión de su vida pero de algo sí estoy clara: admiro mucho la entrega joven de esta pequeñita que estudia, juega, disfruta y, a la vez, encuentra tiempo para cantar, prepararse y aprender más de eso cada día: un desafío nada despreciable si pensamos que brota de un ser de apenas siete años esa  gran pasión.

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Esther de la Cruz Castillejo

Periodista. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de La Habana, 2009. Diplomada del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de La Habana. Desde su graduación se desarrolla profesionalmente en Radio Victoria y se desempeña como reportera para atender los temas de la educación. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @vozcubana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 + cuatro =