Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Cuba: Éxito de próxima zafra azucarera se garantiza desde ahora

Cuba: Éxito de próxima zafra azucarera se garantiza desde ahora

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Habana.- El Grupo Azucarero Azcuba se concentra en los preparativos de la zafra 2014/2015, cuyo éxito se garantiza desde ahora, con la calidad de las reparaciones de la maquinaria y de las atenciones al cultivo de caña.

De acuerdo con especialistas del sector, las tareas que preceden a la molienda son muchas y variadas, pero entre las primordiales destacan el arreglo eficiente de los equipos de la industria, la cosecha y el transporte, el adiestramiento del personal y el aseguramiento de los volúmenes de materia prima que serán procesados.

Los expertos coinciden en que el máximo aprovechamiento de las capacidades fabriles, el rendimiento industrial y la calidad de la caña llegada al ingenio (con alto contenido de sacarosa, fresca y libre de materias extrañas), son los factores que garantizan la eficiencia de la zafra y ellos dependen de óptimos preparativos.

El director de Informática y Análisis de Azcuba, Dionis Pérez, aseguró recientemente a Prensa Latina que los centrales cumplieron satisfactoriamente lo previsto en cuanto a su conservación y limpieza tras concluir la campaña 2013/2014.

Dijo que uno de los objetivos básicos en los preparativos, es lograr al cierre de agosto el 50 por ciento de avance físico en la ejecución de las reparaciones en los 50 ingenios que intervendrán en la zafra 2014/2015.

Esta labor acusa un nivel superior de ejecución en comparación con el logrado en la campaña precedente, y prácticamente está garantizado lo programado en tal sentido hasta esa fecha, sostuvo el directivo, quien agregó que se han solucionado problemas con recursos existentes en el país.

No obstante, se encaran algunas dificultades como la entrada de metales y barras que utiliza Azcuba para la recuperación de cadenas empleadas en los centrales, así como de algunos suministros destinados a la rehabilitación de motores Kamaz, de fabricación rusa.

Con vistas a la venidera molienda se dispone de los repuestos críticos y básicos en cada ingenio, necesarios a la hora de cualquier rotura o interrupción que surja en el desarrollo de la producción de azúcar.

Más del 90 por ciento de la cosecha se realizará de forma mecanizada y las más de mil combinadas KTP que participarán y garantizan la mayor parte del corte por esa vía, cuentan con las piezas necesarias fabricadas en el país.

El resto de este tipo de corte estará a cargo de cosechadoras de muy alta productividad, introducidas en la rama en los últimos años.

La importancia de lograr una adecuada preparación de la zafra se evidenció en el balance de la de 2013/2014, en la cual uno de los factores que pesó en el incumplimiento del plan de azúcar lo constituyó la ineficiencia agroindustrial.

Aunque la molienda se vio fuertemente afectada por anomalías del clima (altas temperaturas en la temporada invernal y reiteradas lluvias), hubo un negativo comportamiento en un grupo de ingenios y provincias, de factores dependientes de la calidad de las labores preparatorias y en la ejecución de la zafra.

Por ejemplo, buena parte de las provincias que no lograron materializar sus respectivos planes productivos, acusaron altos índices de problemas industriales, que limitaron en gran medida el aprovechamiento de las potencialidades fabriles.

También la calidad de la materia prima con la que se realizó la zafra fue inferior a la programada, y al cierre de la campaña el promedio de aprovechamiento de las capacidades de molienda estuvo por debajo del plan (menos de 60 de más de 70 por ciento estipulado).

La aplicación de maduradores (productos utilizados para elevar el rendimiento en azúcar) alcanzó el 40 por ciento del área de caña cortada en diciembre y enero, por debajo del 80 previsto.

Ello se debió entre las principales causas -como se explicó entonces en el análisis de la campaña- a dificultades que impidieron contar en el momento oportuno con las avionetas utilizadas en la aplicación de esas sustancias, no alistamiento a tiempo de las pistas y problemas organizativos.

La producción azucarera creció en cinco por ciento aproximadamente respecto a la de 2012/2013, pero no se alcanzó el volumen al cual se aspiraba.

La zafra debe comenzar en la segunda quincena de noviembre, por lo cual es indispensable tener verdaderamente listo cada ingenio, lo que se verifica con pruebas previas en las que se certifica de manera integral que el central está apto para el inicio de sus operaciones.

De cara a esa campaña se continuará el incremento del tiro directo de caña a la industria, así como la cantidad de remolques y carros vasculantes para elevar la eficiencia en el trasiego de materia prima hacia las fábricas.

La realización de una zafra exitosa dependerá no sólo de la calidad de sus preparativos que garanticen luego el máximo uso posible de las capacidades productivas en la agroindustria.

También, y de manera decisiva, de algo más importante que los equipos: la eficiente participación de la fuerza de trabajo, el empleo de métodos de dirección adecuados y la más elevada disciplina laboral y tecnológica en las unidades.

Desde finales del siglo XIX hasta las postrimerías del XX Cuba fue el mayor exportador mundial de azúcar.

Según Azcuba, durante los años de 1950 y hasta la década de 1990, las ventas cubanas de ese endulzante representaban entre el 25 y 35 por ciento de todas las efectuadas en el orbe de ese producto básico y durante decenas de años el azúcar representó el 80 por ciento de los ingresos del país por concepto de exportaciones.

La zafra constituye la actividad fundamental de Azcuba, que integra los esfuerzos de todos sus trabajadores por cumplir la política económica del país, que prevé el aumento de forma gradual de la producción de azúcar y derivados de caña, a partir de una correcta organización y planificación.

De acuerdo con directivos del Grupo, se dispone para la venidera campaña de más caña, en buena medida por mayores niveles de siembra y riego y del aumento del rendimiento agrícola promedio en el país, de 26 toneladas de caña por hectárea a inicios del quinquenio a más de 44 toneladas actualmente, por lo que hay condiciones objetivas y subjetivas para una producción azucarera superior.( Roberto Salomón /Prensa Latina)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 1 = cuatro