Lecturas

Radio Chaparra, la voz de la Comunidad

Las Tunas.- Crecí junto a Radio Chaparra. Siento que esa fue mi mejor Universidad. Llegué después de graduarme de Periodismo en Santiago de Cuba,  unos meses después de  que se inaugurara  oficialmente la emisora comunitaria en el 2006.

Para ese entonces, el municipio de Jesús Menéndez no era el mismo, las personas vivían el milagro de la radio como el mejor descubrimiento del siglo. Podías escuchar la programación mientras transitabas las calles desde una punta a la otra del territorio.

Así el personal de Radio Chaparra, desafiaba a diario el reto de cuatro horas de transmisión en vivo. Ingenieros mecánicos, químicos, licenciados en educación, personas que dejaron detrás otros mundos profesionales para asumir el de las letras y el periodismo como especialistas, con el mayor respeto y devoción, prestigiando al gremio y representando el sentir de su pueblo.

La emisora es como una niña que se vuelve grande y que debe, desde sus cimientos,  al colectivo de trabajadores y al pueblo que tanto la apoya y la hizo suya desde antes de surcar el éter. Entre sus paredes guarda las horas de agotamiento tras el trabajo de albañilería de los futuros periodistas, el recuerdo de los tamales de Lile, una de sus mejores oyentes, para restablecer la energía de los constructores improvisados.

Por sus pasillos queda guardada  alguna que otra equivocación por los nervios de los principiantes o los horrores del huracán Ike cuando destruía el pueblo a su paso, mientras la pequeña emisora acompañaba cada segundo dando aliento. Para muchas personas perduran los recuerdos de las noches a media luz y bajo las estrellas en compañía de esa radio nuestra, en la etapa de recuperación tras el siniestro.

A pesar de ser una de las más jóvenes de Las Tunas y del país, atesora varios premios del Festival Nacional de Radio y de Encuentros Nacionales de la Radio Comunitaria. Entre sus lauros destacan también los entregados por la Editorial de la Mujer en el Concurso 26 de Julio y en el Primero de Mayo.

Menos de una veintena de radialistas apasionados se ganan la audiencia del territorio y de más allá, así lo aseguran las investigaciones realizadas por varios especialistas y confrontadas entre sí. Mujeres/hombres radio que funcionan como periodistas, guionistas, asesores, locutores y directores de programas y que perciben un solo salario básico por todos estos quehaceres.

A esa emisora nuestra le debo mucho de lo que soy. Quizás, de La Voz de la Comunidad, se me contagió esta valentía de desafiar el futuro, de asumir los retos por imposible que parezcan y de respetar a las personas que escuchan sobre todas las cosas del mundo.

/edc/

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


7 + = nueve