Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > La Radio en Las Tunas > Florinda González Leyva, una vida de entrega a la Radio

Florinda González Leyva, una vida de entrega a la Radio

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Si de gratitud se trata le debe las gracias a la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba el inicio en el camino del oficio del Periodismo, cuando por el año 1977 comenzó a formar parte del movimiento juvenil de corresponsales voluntarios.

De allá data su relación tan íntima con la Radio, esa que la vuelta de casi 40 años le debe uno de sus mayores éxitos como profesional de la prensa en la provincia de Las Tunas.

A pesar de no ser plantilla, así comenzó Florinda González Leyva sus primeros pasos en el departamento Informativo, a conocer el mundo de los géneros periodísticos, los retos de la novedad y la inmediatez de la noticia.

Tres años más tarde, en 1980, comienza oficialmente en la radio. Estuvo en varios departamentos como en capacitación y en programación, dirigiendo la redacción juvenil-infantil, hasta que comenzó la carrera de Periodismo en la Universidad de Oriente, de la cual se graduó en 1986.

“Luego de graduarme estuve un tiempo como reportera, y después paso a ser jefa de la redacción Informativa, de Radio Victoria. Un tiempo más tarde me traslado hacia Camagüey y me insertó en Radio Cadena Agramonte por alrededor de cinco años”, refiere Florinda quien rebusca en sus pensamientos que mueven un su interior gratos recuerdos.

“Luego de mi experiencia por esa emisora retorno a Las Tunas, y comienzo a trabajar en Promoción de salud, una labor también vinculada a la radio. En ese tiempo me fortalecí aún más, porque conocí un sector que es muy noble, que le brinda mucho a la población cubana, que me permitió reflejar a fondo el trabajo de la salud a través de los medios”, apunta.

A partir del 2003 vuelve tras sus huellas como reportera en Radio Victoria.  “Por esa época uno de los momentos más importantes fueron cuando obtuve el premio Ubiquel Arévalo, que además fue mi compañero, y de quien guardo gratos recuerdos por lo buen profesional que fue”, asevera con una sonrisa.

“También recibí la Medalla Félix Elmusa, fui candidata al Premio Juan Gualberto Gómez, y distinguida nacionalmente por los Sindicatos de los Trabajadores de la Cultura y la Salud como Vanguardia Nacional, por la labor desempeñada como periodista”.

Algunos de los momentos que han marcado su trayectoria fue su inserción como subdirectora provincial de Programación, bajo su responsabilidad funcionaban las seis emisoras del Sistema Provincial de la Radio en Las Tunas.

“Fue una experiencia que me enriqueció porque conocí de otras esferas de la Radio, me vinculé a la realización de sonido, la sonoridad de la radio, la identidad de las emisoras, la locución, la dirección de programas, la asesoría, y por sobre todo con la historia de este medio de Prensa, me obligó a aprender para poder dirigir la amplia diversidad que integra el colectivo.

“De ese período recuerdo con mucho orgullo varios proyectos que favorecieron los programas juveniles y del fin de semana, las grandes revistas musicales de la noche y las discotecas, algunas de ellas que aún se mantienen. El programa como La gente que me gusta, dedicada a la juventud, y en especial un proyecto Domingo con mi gente, la primera revista de identidad que tuvo la radio en Las Tunas, como bien digo lo soñé una noche, pero que fue un colectivo quien me ayudó a materializarlo entre ellas Martha Salazar, una gente muy entusiasta.

“De forma inicial Domingo con mi gente cumplió con su objetivo y muy especialmente la sección Así somos, que la hice como periodista durante cinco años, y que me marcó como profesional  pues conocí muchas personas que guardan con mucho celo las tradiciones de este pueblo, y que radié mediante la voz del pueblo. Tuve que investigar, las tradiciones de este pueblo, sus culturas y la historia, esa que nos enorgullece como tuneros”.

No solo trabajó en Programación, también estuvo vinculada al departamento Metodológico, una etapa que la nutrió sobre lo que se hace con la creatividad, y que permitió que integrara junto a otros profesionales de la Radio Cubana un grupo de monitoreo nacional para perfeccionar el trabajo de este medio de comunicación.

“Ese fue un trabajo muy difícil por el compromiso de perfeccionar una obra con renombre como a la revista Haciendo Radio, considerada la mejor en Cuba, una tarea que exige una mayor preparación, para poder definir lo positivo y lo que se podía mejorar. Luego me inserté en otras investigaciones que se extendieron a espacios como la revista A primera hora, de Radio Progreso, el Noticiero Nacional de Radio, entre otros.

“Esa etapa me mostró cuánto se puede hacer para cambiar y mostrar un trabajo renovado como exige el periodismo en la actualidad, a tono con la noticiabilidad, la sonoridad, y la estructura de los espacios informativos, experiencia que he traslado a mi desempeño actual para hacer una radio que se parezca a su entorno, a sus oyentes y en preparar al relevo que va entrando a la Radio, un reto que hay que trasmitir de una generación a otra, ese amor, ese sentido de pertenencia que nos distinga, entregar todo a favor del pueblo, de los oyentes, para que se sienta representados en la obra de la Radio cada día. Los oyentes puedan convertirse en hacedores de la radio, que elogien lo bueno o critiquen lo malo.”

Para esta profesional del Periodismo la familia constituye un motor impulsor de su obra. “Mi familia, es lo fundamental, mi mamá es el pilar fundamental, mi hijo mí mayor tesoro, trabajo mucho por que se forme bien, que sea buen estudiante y en un futuro un trabajador de bien, y mi pareja ha sido comprensivo en todos los momentos. Toda la familia se ha integrado muy bien y contribuyen a mi quehacer, esta es una de las cosas que más me regocijan”.

“Me gusta la cocina hacer dulces caseros y ver cómo mis invitados y mi familia degustan los que le entrego”.

“De la vida soy muy optimista, me gusta ver el lado positivo de la vida, los obstáculos nos enseñan a ser un poco más inteligentes, soy muy persistente, cuando pienso en que algo hay que hacerlo insisto mucho y eso me ha dado resultado, como el de ser periodista, pues cuando estaba en la secundaria no tenía la posibilidad de obtener esa carrera y así tanto fui que al final obtuve la carrera y tengo la profesión que me gusta y que elegí”.

A esta profesional de la Radio le gustan las plantas ornamentales, su poco tiempo libre lo dedica a escribir, a las labores de la casa, conversar con sus amistades, y en especial compartir momentos especiales con su familia. Así transcurren sus jornadas entre la Radio y la compañía de los que la aprecian y la quieren, que reconocen en ella a una mujer excepcional, que ha dado más de la mitad de su vida a la Radio en Las Tunas.

Lea más:

Unión de Jóvenes Comunistas

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 + dos =