Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Octubre de 2017
Home > Cultura > Premio Iberoamericano de Literatura: poesía cubana en Chile

Premio Iberoamericano de Literatura: poesía cubana en Chile

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Santiago de Chile.- Las letras son su pasión y la palabra su mayor encanto, aunque se esmere en distanciarse de apologías y elogios: Reina María Rodríguez se marcha de Chile con más admiradores que nunca.

Cubana de pura cepa, de la calle Ánimas del barrio Centrohabana, como repite orgullosa, dice que ya probó escribir en cualquier parte, pero se siente atada a la isla, a ese sentimiento indescriptible de un espacio que le pertenece.

El diálogo exclusivo con Prensa Latina transcurre en La Chascona, una de las residencias de Pablo Neruda, en el Estravagario, donde poetas y escritores deshojan textos cada noche con la capacidad inagotable de los soñadores.

Soy una devoradora de libros, como tiene que ser el poeta, un depredador hambriento, explica la flamante ganadora del Premio Iberoamericano de Literatura Pablo Neruda, recibido el pasado lunes en La Moneda de manos de la presidenta Michelle Bachelet.

No es una conversación lineal, simplemente porque Reina María parece regodearse de musas inspiradoras a cada instante y sin mucho esfuerzo hilvana frases reflexivas.

Cada libro es un tiempo, como un paseo hasta llegar a un lugar, aunque no sea un fin. Una suerte de artesanía, por eso vuelvo a escribir a mano todos mis poemas o casi todos y me convierto en un problema para los editores, comenta.

Soy muy errática e imperfecta si bien muy trabajadora, confiesa con una transparencia sorprendente en la cual no hace falta descubrir su modestia.

De pronto, anuncia emocionada a Prensa Latina que volverá a Chile, a fines de octubre para la Feria del Libro “y con la promesa de que me llevarán a la Patagonia”.

Sobre su estilo, asegura que no tiene el lenguaje de la música. “Cuando escuché a los poetas mapuches me quedé muerta con ese hablar cantando. Sin embargo, es cierto que la poesía cubana es muy sonora”, acota.

Hay una influencia española y Nicolás Guillén es un ejemplo, además de lo que nos llegó de (Federico García) Lorca y los surrealistas, pero no es mi caso, añade.

Desde su Azotea, en su casa de habanera, aunque ya no sea lo mismo, sigue construyendo su propio sujeto lírico que lanzó su imaginería con Cuando una mujer no duerme, Para un cordero blanco, En la arena de Padua (1991), Páramos (1993) (…).

Me van a publicar una antología de poemas en Chile y es algo muy grande que viene con este premio, adelanta luego de resaltar la belleza de la ciudad de Valparaíso y el honor de conocer al detalle todas las casas de Pablo Neruda.

Bailarina frustrada por la impotencia de su cuerpo, con la columna desviada y el martirio de usar un corsé de yeso, Reina María Rodríguez relata que la pasividad obligada la hizo asomarse a la poesía.

Se muestra agradecida eternamente al poeta costarricense Alfonso Chase, quien le regaló una caja de libros de Virginia Woolf en los años 80, y del privilegio de aproximarse en un cine como el ruso, polaco y húngaro.

Laureada por Casa de las Américas en 1984 con Para un cordero blanco y en 1998 con La foto del invernadero; Orden de las Artes y las Letras de Francia en 1999, y Premio Nacional de Literatura de Cuba en 2013, se sitúa hoy en un lugar prominente de las letras iberoamericanas. (Fausto Triana/Prensa Latina)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 1 =