Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Agosto de 2018
Home > La Radio en Las Tunas > Una palabra por mil imágenes

Una palabra por mil imágenes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Abel Ramón Molina Montes de Oca es un tunero porque sí, como dice él, “aquí ha vivido más años que en cualquier otro lugar.” Por los pasillos de la emisora ha echado su suerte y su talento. Aquí se formó como director de programas, guionista y asesor.

“Soy natural de La Habana. Vine para Las Tunas en el año 1982, para ese entonces, trabajé en cultura y en enero del 1983, inicié mis quehaceres en la emisora. En aquella época comencé como redactor de notas y después me especialicé como asesor. En el 2005, me dediqué completamente como director.”

Una historia de amor…

“Estando en la universidad conocía a la que hoy es mi esposa (Miriam Vega), hace 33 años. Ella estudiaba Letras y yo, Historia del Arte. Nos conocimos por el deporte, ella era pitbull del equipo de baloncesto y yo portero del equipo de polo acuático. Coincidimos en unos juegos en el año 1978, ahí comenzó la historia de amor que hasta hoy dura.

“Cuando terminamos las carreras, nos sentamos a organizar nuestras vidas y Las Tunas estaba en un momento muy bonito. En el año 1981, se había celebrado el 26 de Julio acá y había mucho movimiento en la ciudad. No solo vine yo, vinieron otros jóvenes de todo el país.

“Yo decidí quedarme e hice mi vida, mi familia. Aquí nacieron mis hijas y me ha ido muy bien con mi trabajo, con las personas que conozco. Ya soy más que tunero. Vine con 23 años y tengo 55, llevo muchos años aquí.”

Comienzo

“A mí siempre me gustó escribir. A los 12 años me puse a escribir un cuento y cuando lo leí, me di cuenta de que era el guión de una película y lo rompí. Nunca más volví a hacerlo hasta la universidad, por un informe de las prácticas que a mi profesora le gustó mucho y me animó a retomar este oficio.

“Me acerqué a la radio porque venía a recoger a Mirian y así, comencé a relacionarme con sus compañeros. Me fui acercando y me plantee el reto de hacerlo y inicié como redactor de notas.

“Tenía un trabajo muy intenso, sin experiencia ninguna. Escribía un programa de los Comités de Defenza de la Revolución (CDR) que se llamaba: Las Tunas con la guardia en alto, tenía mucha audiencia y salía de lunes a viernes durante dos horas. Escribía una revista cultural diaria que salía a las 9:00 de la noche, se llamaba: De esto y de lo otro, con secciones de cine, de teatro, de literatura, de música. Escribía un programa llamado: Tránsito y otro de música clásica que se llamaba: Tesoros de la música. Era un volumen de trabajo muy grande.

“El primer guión nunca se me olvida. Lo escribí y se lo presenté a mí asesora, Miriam (su esposa) y lo cogió y lo rompió. Me dijo: “eso no sirve”. Desde ese momento me preocupé por aprender sobre la radio. Nunca olvidaré un curso sobre mensaje subliminal con Vicente González Castro, eso me atrapó y desde entonces, siempre le rebusco la quinta pata al gato. A todos mis guiones les busco la intención para que el mensaje quede bien claro y lo entienda todo el mundo.”

La radio como escuela

“La radio te obliga, te hace desarrollar un oficio tremendo. En la radio se trabaja todos los días, el que te diga que coge vacaciones, te miente. Los que hacemos programas a diario, sabemos la presión que representa. Esto te condiciona, te fortalece y llega un momento en que no podemos trabajar sin presión.

“Además, las personas de la televisión, de Internet, tienen la facilidad de la imagen. Nosotros tenemos que ofrecer imágenes con la palabra, con los sentidos, y como te obliga a elaborar más el mensaje, te prepara más. Nuestros actores tienen que darlo todo con la voz, cuando están airados, preocupados, tristes.

“En cuanto a escribir, no es lo mismo hacerlo para la radio que para otro medio. Aquí tienes que dar la idea de una sola vez porque el que escucha no puede volver atrás. Una vez que se dijo una frase no se repite. El que trabaja para la radio tiene una mecánica diferente, por eso otros trabajos se ven más fáciles.”

Casa, trabajo, radio, familia

“De la radio va todo a la casa. Es algo que disfrutamos muchísimo porque además de ser pareja, somos compañeros de trabajo. Tener a una persona con la que puedas conversar de lo que te gusta es fantástico, envidiable. Intercambiamos criterios.  Poseo algo que me hace sentir muy bien, hay personas que se incomunican y se pierden, a nosotros nos ayuda el compartir varios espacios, pienso que nos entendemos mejor.”

Retos

“El principal reto que tiene la radio y la cultura en general, es ser cada vez más representativa de nosotros mismos. Que las personas se identifiquen más con nuestros planteamientos y que se reconozcan en lo que estamos haciendo. Yo tengo un personaje de las aventuras que dice: ´cuidando la cultura, se cuida la independencia´.”

Futuro

“Me veo estudiando, siempre estoy leyendo y tratando de conocer cosas nuevas. Me veo dirigiendo programas y en un punto tendré que retirarme de la vida activa pero eso no quiere decir que no siga teniendo criterios, que no siga pensando en la radio porque una vez que entra en uno, no se va nunca.”

Una palabra más que mil imágenes…

“Sí, no te puedo decir que más, pero sí que tanto como mil imágenes porque hay palabras que dichas en el momento oportuno, con la intención oportuna, son capaces de revelar paisajes increíbles. ¿Tú sabes por qué? Porque cada oyente hace su propia imagen y cuando tú le ofreces determinada visión, le das un contexto en el que cada uno recrea su propia imagen.

“Una de las aventuras más conocidas en nuestro país es: La Flecha de Cobre y si le preguntas a los miles de oyentes que ha tenido la serie ¿cómo es Guaitabó?, cada uno, te va a dar un Guaitabó diferente.”

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


1 + cuatro =