Gente

Una mujer de familia y hogar

Mirna Peña Guerra y su nieta Rachel Cordovés Gutiérrez. (Tiempo21 Foto/Angeluis)
Mirna Peña Guerra y su nieta Rachel Cordovés Gutiérrez. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

Las Tunas.- Una escena me atrapa casi todas las mañanas en mi recorrido habitual a través del parque Maceo, que me ha resultado siempre el más atractivo de la ciudad capital de esta provincia del oriente cubano a 690 kilómetros al este de La Habana.

Poco después de las siete o cerca de las ocho de la mañana  suelen ser los horarios en que pocas hojas quedan por recoger, aun con ese movimiento ligero a la escoba, compartido entre la trabajadora de Servicios Comunales Mirna Peña Guerra y su nieta Rachel Cordovés Gutiérrez.

Para la pequeña los días de vacaciones no son solo de juegos y recreación, ni le disgustan ocasionales llamadas para levantarse a las seis, por el apego con su abuela, mientras su hermana gemela, Sheila, se  decide por la mamá.

En esa apacible compañía familiar poco a poco desaparecen las hojas secas o desechos arrojados bajo algún banco por manos imprudentes; y antes de concluir la jornada Mirna está al tanto de otros cuidados que no forman parte de su contenido de trabajo, pero favorecen la  jardinería.

Bien recompensan  a sus 36 años de trayectoria laboral la acertada decisión de cambiar sus ocupaciones de maestra y dependienta de farmacia por la de barrendera para apoyar mejor a su hija en la preparación académica que la convirtió en Maestra, y ahora a las nietas.

Mirna_Pena_y_nietaAdemás de las tareas escolares, ellas desarrollan sus habilidades para el arte en la compañía “Las Hormigas Rojas”, y bailan en las carrozas infantiles, con ayuda de la abuela que los sábados las lleva hasta la casa de la cultura “Tomasa Varona”

De los  9 años en Servicios Comunales ya suman tres en el actual puesto, donde la acompaña su nieta Rachel, de once años, y a veces la ayuda a recoger la basura, barre con su pequeña escoba, o tan solo la anima al seguirle los pasos tras el carrito.

Mirna lo ve como un modo de ir incitándola al trabajo que “forja al hombre nuevo y es bueno impregnarle a los hijos ese ejemplo de laboriosidad”. Aun no tiene planes de jubilarse porque le gusta lo que hace, reconoce el beneficio social de su labor, y velar porque no arrojen basura, ni suban las bicicletas o crucen por las áreas verdes. Nunca le han faltado el respeto cuando llama la atención por alguno de esos actos, “eso va en la forma que uno se dirija a las personas;  usted va con buena forma, no puedes maltratar y después querer que no te maltraten”.

Hace cinco años atendieron su solicitud de una vivienda al otorgarle un apartamento grande, con buenas condiciones,  de lo que Rachel recuerda: “a mi abuela ese día le subió hasta la presión, la veía feliz, se lo dijeron por la noche y ella repetía la noticia como si fuera por Radio Reloj”.

Desde su modesto empleo, esta mujer integrada también a las actividades en la comunidad reafirma su amor a lo que hace “y a esta Revolución, tengo mucho que agradecerle y vengo de una familia que ayudó a forjar esto que tenemos hoy; barriendo hice a mi hija licenciada, y siempre pensando en hacerse master y continuar superándose”.

Ahora junto a su familia de féminas preparan la celebración del aniversario 54 de la creación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) que, este  23 de agosto, contará con el reconocimiento a las más destacadas, un intercambio de regalos, la mesa cubana, y la actuación de las gemelas, quienes en la última semana de agosto comenzarán los ensayos para los carnavales de la ciudad capital porque bailan en las carrozas infantiles.

/edc/

 

Artículos relacionados

Ismael Pérez, en el magisterio con los deseos de hace 50 años

Yami Montoya

Ofelia, una enfermera todo terreno

Danielle Laurencio Gómez.

Ernesto, el vigía de los trenes

Naily Barrientos Matos

Enviar Comentario


− 4 = uno