Historia

Lo más revolucionario de la Revolución son las mujeres

El 23 de agosto de 1960 se constituía la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) para patentizar la igualdad de derechos en todas las esferas de la sociedad.
El 23 de agosto de 1960 se constituía la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) para patentizar la igualdad de derechos en todas las esferas de la sociedad.

Así lo definía el líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz en el 1964: “si a nosotros nos preguntaran que es lo más revolucionario que está haciendo la revolución es prácticamente esto: la revolución que está teniendo lugar en las mujeres de nuestro país.

Si nos preguntaran cuales son las cosas que más nos han enseñado en la Revolución, responderíamos que una de las lecciones más interesantes que los revolucionarios estamos recibiendo, es la lección que nos están dando las mujeres.

Y cuántas lecciones más darían las cubanas durante más de 50 años. Desde aquellas que cambiaron su batas de casa por uniformes o ropa de trabajo y comenzaron a decir sobre su futuro y el de los hijos hasta las que hoy, medio siglo después, constituyen el 66.6 por ciento de la fuerza técnica y profesional de este país.

Por eso ahora cuando la Federación de Mujeres Cubanas llegue a 54 agostos, recuerdo los cuentos de la querida abuela sobre aquel taburete al que solía subir para fregar los platos de los “señores” y como luego del redentor enero empujó a cada uno de los suyos hacia vidas más dignas amén de los remilgos y amenazas del abuelo, mientras ella aprendía a leer y tomaba las riendas del hogar.

Pero la historia antecedía al despunte que comenzó en 1959 a no tener límites dentro de una Revolución que puso a la mujer en el centro mismo de la vorágine.

Corría la década del 50, el país era un hervidero. El peso de siglos de desmanes se tornaba insoportable y miles de cubanos aportaron su vida por la Patria, entre ellos no faltaron las mujeres.

Nombre como los de Lidia y Clodomira, asesinadas cobardemente, Celia Sánchez Manduley, Melba Hernández o Vilma Espín dan fe de las raíces sensibles de la gesta rebelde. También las madres heroicas, que como dijera el líder histórico Fidel Castro Ruz en el sentido discurso el 23 de agosto de 1960 son las que más han sufrido, abonaron con llanto y forja el destino de cuba.

Allí están las madres de Frank y Josué País, la de los Almejeiras Delgado que perdió a tres hijos, o aquella campesina de Oro de Guisa que los esbirros de Sosa Blanco le asesinaron siete hijos y el esposo.

Con semejante historia y con urgencia de redimir a las cubanas, a solo 20 meses de aquel Primero de Enero de 1959, quedó constituida la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) como respuesta a la solicitud de las mujeres que pedían organizarse y participar en la Revolución.

Comenzaría entonces la paciente y ardua labor de trastocar prejuicios. Son una muestra la incorporación de miles de campesinas y empleadas domesticas a escuelas de capacitación, los Cursos de Corte y Costura y la organización de círculos infantiles para las madres trabajadoras.

Después de cinco décadas los números no engañan: en enero de 1959 solo laboraban 194 mil mujeres, la mayoría de ellas en puestos de menor pago, en  los años de Revolución la fuerza laboral femenina creció ocho veces. Mientras, ocupan el 38 por ciento de los puestos de dirección en el país.

Y como dijera el líder histórico de la Revolución Cubana, ya pasan de 4 Millones las mujeres agrupadas en la FMC, organización convertida en motor impulsor de nuestra cotidianidad, pero que NO se sientan a hablar de sus logros pues saben las federadas que aún queda mucho por hacer.

En los más de 50 años las mujeres han estado junto a la Revolución y ahora se multiplican los motivos para continuar marchando en la misma fila y con el mismo paso la fuerza de su presidenta Vilma Espín pervive y sigue guiando a la organización. Queda para las cubanas camino por andar, por conquistar, por revolucionar.

/mdn/

 

Artículos relacionados

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


seis × = 36