Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Cultura > Once: la pasión del fútbol en poesía

Once: la pasión del fútbol en poesía

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Once: la pasión del fútbol en poesíaLas Tunas.- Probablemente Once, el último poemario de Carlos Esquivel Guerra (Elia, Las Tunas, 1968), sea el primer texto en la literatura cubana en abordar desde la lírica el imaginario del fútbol.

Grandes poetas españoles como Federico García Lorca, Miguel Hernández, Antonio Machado y Rafael Alberti le han dedicado versos al tema. Otros más cercanos, como Claudio Rodríguez y Mario Benedetti también se inspiraron en esta pasión. Y otros muchos de disímiles lenguas y maneras de pensar la cultura.

Para este escritor, el fútbol debe entenderse como un asunto meramente deportivo, pero más va más allá, “el trasfondo alrededor, lo enmascarado en otro tipo de silueta antológica, yo creo q el futbol también demuestra y muestra una cultura especial”- enfatizó el autor de Perros ladrándole a Dios (1999) y Hablando mal de los otros (2014).

“Cómo apasiona, como estremece, y cómo es capaz de corporizar otras esencias existenciales, éticas, estéticas, culturales, en el ser humano.

Yo creo que el club que mejor lo hace, lo provoca, lo favorece es el club Barça, que se formó desde una cultura de la resistencia, por las condiciones políticas de España, una dictadura nefasta como la de Franco que controlaba y apadrinaba un club como el Real Madrid, muy acercado al dominio escénico de la política futbolística de ese país.

Y como el Barça creció desde una izquierda mitigada, acorralada, una izquierda más cultural, y por supuesto, muy convertida en fútbol, ha convertido el fútbol en una esencia, una arquitectura cultural, que tiene dimensiones gnoseológicas que rebasan cualquier concepto creacional.

Detrás de cada uno de estos poemas, hay una historia, un partido inolvidable… 

Casi siempre, los mejores poemas que quiero escribir son los de la victoria, cuando mi equipo gana. Pero indudablemente, cuando el equipo pierde salen mejores poemas, creo que desde el extrañamiento, desde la pérdida, desde el dolor de la derrota, uno tiene más fuerza para escribir, más desgarramiento, más valor de testimonio, así se escribe mejor la literatura.

Estoy escribiendo poemas sobre fútbol desde los veinte años, hay poemas a Zinedine Zidane, a Diego Armando Maradona…Las historias que más me llegan son las de las derrotas, porque se quedan, permanecen, hacen huecos insondables en la vida de uno.

Noto en tus versos emociones muy fuertes, desde el punto de vista del espectador, pero también desde los jugadores…

El escritor tiene que tener muchas vidas, muchos cuerpos, muchas identidades. Al menos, cuando te vas a comunicar con el lector, que él sienta que te metes en la piel del personaje. Eso lo siento más cuando estoy narrando, cuando escribo una novela. Pero como poeta, el sujeto lírico se apropia del mundo de identidades y de marcas existenciales que tiene un jugador de fútbol. Por eso, lo mismo he sido un gran portero, o un mal portero. También he sido un delantero anotando un gol decisivo, o un delantero fallándolo. Permanecer en ese cuerpo más cercano, como identidad, es lo que hace más la poesía un ente vivo y devorador.

Cuéntame un sueño tuyo relacionado con el fútbol

Soñaba y me despertaba siempre, era un portero del Barcelona y paraba el penalti decisivo que nos hacía campeones. O quizás jugaba y veía como Argentina se coronaba campeón. Quizás incluso era el portero de Cuba y por lo menos nos hacíamos campeones mundiales. Sé que ese sueño es el más idílico. Pero un día otro lo soñará por mí, incluso otro lo hará realidad por mí.

¿Cómo te sientes al ver el resultado final del poemario? 

Era un libro que anhelaba mucho, por razones diversas. Primero, encontrarme una zona expresiva mía que necesitaba dar a conocer, de homenaje a un tipo de cultura, la cultura culé; también saldar una deuda muy íntima y preciada conmigo mismo. Es el futbolista ese que desgraciadamente no pude ser, un poco revertirlo,  convertirlo, trasuntarlo, y arroparlo en otra marca de distinción, que es la del escritor que escribe sobre fútbol. Si Dios me permitiera cambiar los papeles, pues…ahora mismo, no quisiera ser ese portero que parara el penalti, ni ese delantero que anotara el gol. Quisiera ser ahora mismo este escritor que escribió por esos delanteros, y esos porteros convertidos en héroes.

 

Momentos de la presentación del libro, Once.
Once: la pasión del fútbol en poesía

Once: la pasión del fútbol en poesía

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro × 2 =