Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Abril de 2018
Home > Opinión > El barrio en la prevención de enfermedades trasmisibles

El barrio en la prevención de enfermedades trasmisibles

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
La fumigación es cosa de un día; la verdadera prevención la hace cada habitante de Las Tunas manteniendo la limpieza y  organización de los espacios.

La fumigación es cosa de un día; la verdadera prevención la hace cada habitante de Las Tunas manteniendo la limpieza y organización de los espacios.

Las Tunas.- El barrio constituye el escenario principal en la prevención de enfermedades trasmisibles como el dengue, el cólera, las diarreicas y otras que ponen en riesgo la salud de las personas e incluso pueden conducir a la muerte.

A pesar de que las organizaciones de masas y representantes de salud desarrollan numerosas acciones a favor de la higiene y la limpieza comunitaria estas carecen de la sistematicidad necesaria, condicionado por la poca percepción de riesgo de la población.

Todavía muchas personas desconocen los beneficios del hipoclorito de sodio, por ejemplo, valioso para la cloración del agua potable y que se expende a precios mínimos  en las farmacias de todo el país.

Asimismo olvidan ciertas medidas higiénicas tan necesarias, como el lavado frecuente de las manos, la eliminación de los desechos sólidos y la realización del auto focal familiar, que contribuye a evitar enfermedades trasmitidas por el mosquito Aedes Aegypti, los roedores y otros vectores dañinos al hombre.

Por si fuera poco, ciertos moradores de viviendas ponen mala cara o maltratan de palabras a los operarios de la campaña antivectorial durante la visita de estos al hogar, en otros casos se niegan a fumigar la casa o la abren antes del tiempo establecido para que el producto haga su efecto.

Estas y otras constituyen indisciplinas sociales en las que incurre la población sin pensar que ella es la más perjudicada ante cualquier brote de enfermedad, que atenta contra su salud y la de la familia.

De ahí el especial énfasis que hay que poner en el cumplimiento de las medidas higiénicas, sobre todo en estos meses de verano, cuando las altas temperaturas aceleran el proceso de descomposición de los alimentos y ello puede desatar un cuadro infeccioso.

Sin dudas la población es la máxima responsable en acatar las orientaciones para evitar el contagio de niños, embarazadas y ancianos, fundamentalmente, por ser los más vulnerables.

En la prevención de las enfermedades trasmisibles es vital el trabajo de los grupos comunitarios, en apoyo a las instituciones de salud, para el fortalecimiento de las acciones educativas como charlas, audiencias sanitarias y visitas a los hogares para alertar en cuanto a la adopción de las medidas higiénicas en la vivienda y el entorno.

Estas constituyen una vía de retroalimentación y comprobación para medir cuanto más hace falta  hacer o transformar en función de la salud en el barrio, centro y destino principal de todo ese empeño institucional por preservar el bienestar de la población.

/edc/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 3 = once