Gente

El sabor de la armonía y el amor

ERl restaurant  móvil de Guajiro complace las diversos preferencias de a cocina criolla.
El restaurant móvil de Guajiro complace las diversas preferencias de a cocina criolla.

Las Tunas.- El olor del sabroso congrí de la mulata, las carnes sazonadas por la técnica y osadía del joven cocinero y su esposa, y la espontaneidad del Guájiro, hacen muy atractivo un proyecto familiar que llegó desde el distante municipio de Amancio, al sur de Las Tunas, hasta Playa La Boca, uno de los balnearios preferidos en esta geografía.

Radisnel González Mulet, conocido como Guájiro, desde hace 30 años se dedica al trabajo por cuenta propia, pero en los últimos cuatro calendarios apostó por un restaurante móvil que visita carnavales y ahora en Playa La Boca deleita con platos especiales de la cocina tradicional, como el bistec uruguayo, y su peculiar pescado, liseta al jugo.

La sabiduría de Maribel Pardo Montero, esposa del Guájiro, lo acompaña y asegura que aunque han trabajado en carnavales de Puerto Padre, Amancio y Las Tunas, esta vez les exigieron mayores condiciones en el restaurante, como el piso del área de elaboración y venta, pero agradecen esa premisa porque los enseñan a trabajar mejor.

“A mi esposo le gusta mucho esta vida de andar como los gitanos, pero yo lo sigo porque el proyecto se sustenta en la armonía y el amor de la familia. Empezamos con la creación de un paladar en la casa y entonces armamos este restaurante móvil. Trabajamos juntos; cuando se nos llena el restaurante todos colaboramos para que los clientes se sientan a gusto y se vayan bien atendidos”.

Guájiro afirma que Playa La Boca es una de las mejores de la provincia y confiesa que cuando termine agosto va a extrañar el chapuzón de cada tarde, en un balneario con fina arena blanquísima, y una brisa incomparable.

En Las Tunas más de 20 mil personas apuestan por el trabajo por cuenta propia y en lugares como Playa La Boca las variadas ofertas e iniciativas de los cuentapropistas facilitan a los vacacionistas un verano agradable para satisfacer el paladar.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


4 − tres =