Gente

El Rey de las zapatillas

Ernesto, segundo de izquierda a derecha, muestra a varios choferes una de sus creaciones.
Ernesto, segundo de izquierda a derecha, muestra a varios choferes una de sus creaciones.

Las Tunas.- Ernesto Fernández Rosabal es un hombre sencillo, pero muy talentoso; desde hace 15 años no hay rotura de carro que se resista a sus zapatillas, concebidas con material rudimentario, mas hijas del ingenio de este tunero al que cariñosamente llaman El Rey de las zapatillas.

A un costado de la casa, en su modesto taller, Ernesto le devuelve la salud a los autos y muchos choferes llegan para solicitar reparación de varios aditamentos de los carros, agradecer por un trabajo o simplemente saludar, porque este tunero y su familia tienen un carisma peculiar y se ganan el cariño de los clientes.

El amor y la compañía de Adelina Bruzón Otero inspiran a El Rey de las zapatillas, y esta fémina que lo acompaña, desde hace 16 años, puntualiza que no solo reparan autos estatales y particulares, sino que arreglan los medios de transporte de hospitales, consultorios médicos, policlínicos, clínicas estomatológicas y otros servicios de salud, todo gratuitamente.

La motivación llegó de pronto, afirma Ernesto, porque fue chofer y también sufrió las roturas y ausencia de lugares donde recibir un buen servicio. Desde hace cuatro años, con la flexibilización del trabajo por cuenta propia en Cuba, los choferes tuneros tienen en su casa un sitio seguro donde encuentran solución a las más enrevesadas afectaciones de sus vehículos.

En los ojos de este matrimonio se transparenta la nobleza y humildad que emana de esas personas dignas que construyen con sacrificio y dedicación la obra de cada día.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


− 1 = cinco