Opinión

El imperativo de incrementar la producción de arroz

Elevar las producciones nacionales de arroz destinadas a la población constituye una de las prioridades del Estado cubano, dado el alto precio del grano en el mercado internacional.

En esa labor desempeñan un rol fundamental los proyectos de colaboración internacional, la formación de productores de semillas certificadas, el plan de inversiones  para el sector y la capacitación a los hombres y mujeres de campo.

Las estrategias del Ministerio de la Agricultura (MINAG) dirigidas a materializar el programa de desarrollo del cereal se iniciaron con la creación de empresas especializadas de granos en todas las provincias, en aras de propiciar la atención directa a la actividad, la cual incluye maíz y sorgo para alimento animal.

El reto es lograr el 66 por ciento del consumo nacional en los próximos dos años, por lo cual se introducen nuevas variedades altamente productivas y tolerantes a enfermedades e insectos dañinos, desarrolladas por los especialistas del Instituto de Investigaciones de Granos, de la provincia de Artemisa.

Estos logros posibilitarán minimizar el uso de agroquímicos, principales problemas del cultivo.

Esa institución científica tiene a su cargo la transferencia de tecnologías al campesino y es rectora del correcto empleo de semillas certificadas.

Como parte de los programas de colaboración con Brasil, en la Isla existen dos áreas demostrativas de arroz, en las cuales se evalúan el comportamiento de variedades del gigante sudamericano, y se aplican técnicas de rotación de cultivos y laboreo mínimo.

También se impulsa un plan inversionista que incluye mejoras y ampliaciones de secaderos, molinos, silos de almacenamientos, maquinaria agrícola, sistemas de riego y viales en los principales polos productivos.

Ejemplo de ello resulta la construcción de un secadero de arroz adjunto al molino en servicios de Mantua,  que permitirá garantizar el procesamiento de toda la producción de los labriegos de los municipios pinareños de Mantua, Minas de Matahambre, Guane y Sandino, pertenecientes al Complejo Agroindustrial de Granos Los Palacios.

Los planes anuales establecen relaciones de trabajo con otros organismos de la Administración Central del Estado como la Construcción,  Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos,  Industria y el Transporte, este último vital en las labores de siembra y fumigación de las plantaciones.

Estadísticas consultadas indican que en 2013 la producción del ramo alcanzó 230 mil toneladas de arroz listo para el consumo, cifra que supera en 47 mil las obtenidas en igual etapa del año anterior.

Producir una tonelada de arroz en el país equivale a 236 pesos convertibles, mientras en el mercado internacional se cotiza a 500 dólares, según datos del MINAG.

Las estadísticas señalan que Cuba consume anualmente unas 700 mil toneladas de arroz, uno de los principales alimentos de la dieta de sus habitantes, pero produce  menos de la mitad de esa cifra. (William Fernández Jiménez, Agencia Cubana de Noticias)

/mdn/

 

Artículos relacionados

Por un bien común: erradiquemos el hambre

Adialim López Morales

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


× 9 = setenta dos