Lecturas

La Edad de Oro, lectura divina 125 años después

la_edad_de_oroLas Tunas-. Ya se está despidiendo el mes de julio y con él me pierdo yo una  buena  una excusa para invitar a releer La Edad de Oro. Y es que justamente en este  mes se han estado cumpliendo 125 años de la publicación del primer número de la revista ilustrada que escribió José Martí para los niños y las niñas.

Apenas cuatro números vieron la luz, una existencia efímera porque el editor, A. Da Costa Gómez, amigo personal del intenso José Julián, quería que en las páginas  se hablara, como esencia,  del  amor a Dios  y nada más lejos de los intereses del Amigo que apostaba por el  saber  para formar  “hombres que digan lo que piensan, y lo digan bien: hombres elocuentes y sinceros”.

Es La Edad de Oro un texto vigente,  el que lo dude debiera  detenerse a pensar en cuán importante es la historia mayúscula del continente de la que hablan sus páginas  con ardor y agudeza, o la belleza en el acercamiento a las batallas de Aquiles y también, especialmente diría yo, en los muchos mensajes que entre líneas dibujan modales, conductas, razones y  normas de respeto y buen vivir.

Pienso en Pilar, la que comparte sus zapaticos de rosa; en Nené, la traviesa que rompe las hojas de un  libro y descubre su valor; en Bebé, el niño magnífico que prefiere la compañía de su primo Raúl a los regalos caros del tío  Don  Pomposo  y  también pasan por mi cabeza Meñique, el luto del palacio  en que llora el Rey y el cuento del camaroncito duro que se cansó de la avaricia y rompió el saco.

Cada cuento encierra una enseñanza que alcanza estos tiempos y parece dar, además,  una señal clara para los por venir: descúbralo usted, relea La Edad de Oro, más de un siglo después de su publicación como revista mensual sigue convidando  a las obras buenas y transpira, para todos los tiempos,  un mensaje de paz.

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× uno = 2