La tecnología impresiona, ahora con Cine 4D

Renovación e impacto constituyen palabras claves de la tecnología, sobre todo ahora, cuando los inventores apuntan de nuevo al cine y su variante 4D, para resaltar objetivos a favor de la recreación del ser humano.
Todavía está fresca la aparición del Cine 3D, que incluso aún no copa todas las producciones cinematográficas, cuando ya tenemos en la palestra al 4D, que además de permitirnos ver imágenes que salgan de la pantalla, permite sensaciones, como los olores.
Para algunos críticos de arte, la esencia sigue siendo el desarrollo de buenos guiones, dirección de actores y la trama, quizás motivo sobrado para que la atracción del 3D saque de sus casillas a los espectadores en un primer momento, pero después los cinéfilos sigan las esencias de las esencias.
Ahora, la tecnología vuelve a la carga con el 4D para tratar de integrar al espectador, en las salas, a la trama, a sus momentos más significativos y al séptimo arte en lo particular.
UN CAMINO INTERESANTE
Señalan los informes que el Cine 4D constituye un sistema de proyección de películas que persigue una mayor inmersión del publico en el ambiente de la película, para recrear en la sala las condiciones del filme, tal es el caso de la niebla, lluvia, viento, sonidos intensos u olores.
Ello también se apoya en vibraciones de los asientes, y como las salas de 4D también pueden proyectar obra de 3D y 2D, esos auditorios pueden aprovecharse al por mayor, sin olvidar el desarrollo tecnológico cada vez más acelerado.
Esta tecnología se empleaba para proyecciones fuera de los circuitos comerciales, como salas especiales en parques temáticos o parques de atracciones, y ahora pasa a la sala oscura de un cine.
En una proyección de Cine 4D en el Nacional Sea Life Centre de Birmingham, Reino Unido, el realismo reflejado por los testigos, tuvo mucho que ver con la vibración y el movimiento de los asientos de conjunto con la imagen en 3D.
Otro ejemplo que aportan los medios de prensa sobre el particular, está en 2009, cuando la cadena Surcoreana de exhibición cinematográfica CJ-CGV inició la idea de exhibir películas en 4D en una sala de 88 butacas, mediante el filme de 2008 Viaje al centro de la tierra.
Esa misma sala aprovechó la experiencia y exhibió luego nueve películas más del mismo tipo, y luego del éxito del filme de ciencia ficción Avatar la compañía abrió tres salas más de 4D, de ahí que se considere a estos asiáticos como los precursores de la novedad.
Para octubre de 2010, anunciaron el primer gran experimento con esta tecnología cuando reestrenaron, en los Ángeles, Estados Unidos, el filme del director Tim Burton, El Capitán.
Ya para 2011, con el reestreno de Avatar, la tecnología apareció en México, en algunas salas de la compañía Cinépolis, y a partir de 2013 la cadena de salas Cenemex se decidió por la idea de los cines 4D.
En 2012 aprovecharon la película Mini Espías 4 y los Ladrones del Tiempo para transmitirlas con la nueva tecnología, a la que agregaron Aroma-Scope, que deja atónitos a los espectadores, pues todos sus sentidos están en función de lo que están viendo.
El año anterior, la cadena Cine Hoyts abrió una salda de este tipo en Chile y ese mismo año el Cinex Tolón en Caracas, Venezuela, aprovechó la tecnología en una sala de dicho formato para proyectar la película Los Pitufos.
La iniciativa siguió su expansión por países de Latinoamérica como en Lima, Perú, en 2013 con la Sala Cinéplis 4DX y en Caracas la ola tecnológica siguió en la Sala Cinex San Ignacio, seguida de Bogotá, Colombia, con una sala 4DX ubicada en un centro comercial.
Esa tecnología de inicios en Surcorea, se apoyo en un inicio en la inversión de dos millones de dólares, y las salas de exhibición desempeñan un papel fundamental a los efectos de lograr la concentración y elementos tecnológicos suficientes para impactar en la atención del espectador.
Por tanto, el cine ya no solo se ve y se escucha, también se huele y se siente; en una sala en Los Ángeles el impacto llega mediante agua, humo, luces, algunos ingredientes adicionales a la trama y a las imágenes ya impactantes del 3D.
Se trata de efectos físicos reales que complementan los esfuerzos de los directores y productores en crear cada día una película más real, o simplemente introducir al espectador en la trama.
Esta experiencia de cuarta dimensión, tiene películas memorables, sobre todo por sus efectos especiales, como Transformer.
En esa presentación se desglosa el agua, que incluso a gusto del espectador puede ser desconectada en el asiento, la lluvia con variaciones de agua, la niebla, con unos cañones que expulsan humo cada vez que aparece una explosión.
El viento se representa mediante unas ráfagas algo caóticas y frías, y los rayos llevan una simulación corta, en un breve lapso de tiempo, mientras las burbujas complementan esas sensaciones de la sala.
Sin embargo, el olor es todo un secreto, pues se exhala de manera centralizada en algunas de estas nuevas salas, y no propiamente desde los asientos.
La vibración si tiene mucho que ver con la butaca que se mueve hacia arriba, abajo, a la derecha o izquierda, y a distintas velocidades, además de garantizar una vibración según el caso o la secuencia del filme.
El diseño de las sillas es lo más significativo, en salas que pueden ir de 88 personas a 188, con sincronizaciones especiales para esos efectos, como es el caso de la empresa estadounidense Mediamation que se encarga de diseñar teatros, cines y parques de diversión alrededor del mundo.
Sus ingenieros explican que se trata de una combinación de sistemas de propulsión de aire comprimido, spray de agua frontal, ráfagas con diferentes aromas, cosquilleo en espalda y piernas o también llamado efecto ratón, neblina, viento, relámpagos de luz y sillas con tres grados de libertad en movimiento.
La nueva tecnología combina con la visión 3D, sensaciones 4D y movimientos 5D, señalan los ingenieros.
Por el momento, los precios de accesos a estos lugares son algo caros, pues oscilan de 24 a 27 dólares la entrada, y junto con el filme se ofrecen diferentes trailers o adelantos, donde por supuesto no puede faltar alguno de persecución de coches, que para esta tecnología es como conducir tales autos.
Los informes provienen de críticos y espectadores que reflejan la experiencia a diferentes medios en varios países, todos con una coincidencia absoluta de tratarse de una experiencia inolvidable.
Mientras, otros espectadores más clásicos, opinan que si bien se trata de una experiencia necesaria a vivirla, por el vinculo con el desarrollo científico y tecnológico, las películas siguen reinando en el guión, los artistas y directores.
Para estas segundas opiniones, o primeras, tanto abordaje tecnológico lo único que hace es apartar la atención de las esencias, y quizás por ello en los años 50 del pasado siglo el Cinerama -antecesor del 3D- no pudo liderar en este tipo de espectáculo.
De cualquier manera, es bueno dejar pasar el tiempo y, por supuesto, esperar que aparezca además otro sistema de proyección que obnubile la atención del común de los mortales. (Roberto F. Campos, periodista de Prensa Latina).
/edc/

Artículos relacionados

Celebra Teatro Tuyo aniversario 22 de su creación

Sheyla Arteaga Rodriguez

Teatro Tuyo: 22 años haciendo un camino

Sheyla Arteaga Rodriguez

Se suma sector de la Cultura en Las Tunas a medidas para enfrentar la Covid-19

Sheyla Arteaga Rodriguez

Escribir Comentario