Opinión

El Brics, Unasur y la Celac, factores para el cambio

bricsLa Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), representada por Costa Rica, Cuba, Ecuador y Antigua y Barbuda, tuvo este jueves en Brasil un importante encuentro con China, uno de los cinco países que integra el Brics, con la India, Rusia, Brasil y Sudáfrica, grupo que acaba de celebrar su Sexta Cumbre en territorio brasileño.

La Celac, formada por 34 naciones de América Latina y el Caribe, está presidida por Costa Rica desde su segunda Cumbre de La Habana en enero último.

Al encuentro de este jueves asistieron los presidentes de Costa Rica, Luis Guillermo Solís; de Cuba, Raúl Castro Ruz; de Ecuador, Rafael Correa Delgado, y el Primer Ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne.

Cuba presidió la Celac hasta enero pasado y Ecuador dará continuidad al mandato de Costa Rica, en el 2015, mientras que Antigua y Barbuda representa este año a las naciones del Caribe, para completar la cuarteta.

Luego de la Sexta Cumbre del Brics, que acordó la creación de un Banco de Desarrollo dotado de un fondo de cien mil millones dólares, los Cinco se reunieron también en Brasil con los doce integrantes de la Unasur, Unión de Naciones del Sur.

El pujante grupo de los Cinco, que dispone del 29 por ciento del Producto Interno Bruto del mundo, busca en Brasil ampliar sus vínculos con la Unasur, y la Celac, es decir con América Latina y el Caribe, en lo que constituye una alternativa económica y política a la dominación de Estados Unidos, así como al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, manejados desde Washington.

Por eso es que Nuestra América celebra jubilosa y esperanzada la presencia y las acciones concertadas en estos días por China, India, Brasil, Rusia y Sudáfrica, en lo que indiscutiblemente constituye un nuevo paso en la consolidación del andar independiente de América Latina y el Caribe frente al imperio del Norte.

Que los tiempos han cambiado en forma notable puede Washington ahora comprobarlo si sus diplomáticos y analistas estudian con objetividad lo ocurrido esta semana en Brasil, después de la Copa del mundo.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Fin del bloqueo a Cuba, un reclamo de la comunidad internacional

Redacción Tiempo21

Pensar en Camilo todos los días

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


seis − 2 =