Las Tunas, Cuba. Miércoles 18 de Julio de 2018
Home > Especiales > Historia > A 50 años del asesinato de López Peña, Cuba no olvida

A 50 años del asesinato de López Peña, Cuba no olvida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Ramón López Peña

Ramón López Peña, combatiente cubano de la Brigada de la Frontera. (Foto EcuRed)

El atardecer del 19 de julio de 1964 fue en extremo tenso en la frontera que delimita el territorio ilegalmente ocupado por Estados Unidos en la localidad de Caimanera, Guantánamo, del resto de la Isla. Cuando los relojes marcaban las cinco y 37 de la tarde, desde la posta situada en las coordenadas 43-67 comenzaron a rastrillar los fusiles, a apuntar contra los centinelas cubanos y a ofenderlos verbalmente.

Tal situación se mantenía cuando a las seis y 30, los soldados Ramón López Peña y Héctor Pupo asumieron su turno de guardia. Treinta y siete minutos más tarde, los dos centinelas yanquis, desde el suelo, abrieron fuego de ametralladoras.

El jefe de la escuadra cubana ordenó entrar en la trinchera y López Peña, el último en hacerlo, resultó herido. Entró tambaleándose, tras lo cual se desploma. Tenía  varios balazos en el cuerpo, uno de ellos en el cuello y murió apenas unos minutos después.

No fue un hecho fortuito el asesinato de López Peña , pues personal de la Base Naval de Estados Unidos había ultimado ya al obrero cubano Rubén López Sabariego, el 30 de septiembre de 1961, y al pescador Rodolfo Rosell Salas, cuyo cadáver fue encontrado en abril de 1962, con evidentes huellas de tortura.

Los centinelas cubanos también habían sufrido las consecuencias de la soldadesca enemiga: el nueve de junio de 1964, en la posta situada a seis kilómetros de la costa sur, en el limite este, dispararon contra José Ramírez Reyes, hiriéndolo en una pierna, y el día 25, lo hicieron contra Andrés Noel Larduet, alcanzado por un proyectil procedente de la posta radicada a cinco kilómetros de la entrada principal de la base.

Con 15 años López Peña ingresó en las Milicias Nacionales Revolucionarias y poco después en las FAR, con las cuales participó en la Lucha Contra Bandidos. Luego resultó destinado a la Brigada de la Frontera, donde lo seleccionaron para el proceso de ingreso en la UJC. Pocas horas antes de caer abatido había sostenido la entrevista con el dúo que llevaba el proceso.

En su sepelio, el General de Ejército Raúl Castro, al despedir el duelo, le entregó el carnet de militante al padre, el primero que se otorgaba en las FAR, y ratificó la política de Cuba de continuar custodiando firmemente el suelo patrio y seguir luchando pacíficamente por la devolución de esa porción del territorio usurpado.

La Base Naval aún se mantiene a pesar de ser obsoleta desde el punto de vista militar y constituir un gasto para el contribuyente norteamericano. Desde la época de George W. Bush fue convertida, además, en una cárcel para mantener en un limbo jurídico a cientos de prisioneros acusados presuntamente de terroristas.

El presidente Barack Obama hizo la promesa durante su campaña electoral de cerrar ese enclave, pero como muchas otras no la ha cumplido, pues todo parece indicar que esa ha dejado de ser una prioridad de su gobierno.  (Ángel Rodríguez Álvarez, Agencia Cubana de Noticias)

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 × ocho =