Las Tunas, Cuba. Miércoles 18 de Julio de 2018
Home > Especiales > Lecturas > Los ecos del mundial inundan mi comarca

Los ecos del mundial inundan mi comarca

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

imagen-brasil-2014Las Tunas.- Falta muy poco ya para conocer al nuevo campeón del mundo en materia de fútbol y, en este pedazo de tierra, distante (casi años luz)  de tener un equipo apto para  representarla en estas  lides,  también se habla con urgencia  por estos días del bien llamado “más universal de todos los deportes”.

La buena fortuna de un país que ha trasmitido en vivo los partidos del evento para todo el pueblo y también la posibilidad de seguir de cerca los picantes y bien dirigidos  debates De Zurda, han ayudado bastante, no puede negarse.

Sin embargo, aunque no voy a permitirme entrar en la polémica de que si ya el fútbol gusta más que el béisbol o  que si no; es un hecho, en el discurso cotidiano de los cubanos se han ido abriendo espacio,  con bastante fuerza en los últimos años,  nombres como el de Messi, Cristiano, Neymar y  los términos “tres palos”, “delanteros” y “centrocampistas”  también se cocinan mejor en ese caldo sabroso que es el decir nuestro de cada día.

En Las Tunas, pequeña comarca del oriente del país, distante habitual de la polémica de los grandes espacios, también el fútbol es tema obligado desde el pasado 12 de junio cuando el pentacampeón (ya triste,  extinto en el camino) marcó la primera victoria de la cita 2014 y, aunque no convenció demasiado, sí avivó el camino de las grandes esperanzas.

Tropiezas con señales de la Copa  en cualquier andar; ¿vas a la farmacia?, descubres  el nombre de Messi, enorme, escrito en la pared de enfrente y encima, como puesto para provocar, alguien añade,  Cristiano;  ¿tienes que comprar alguna cosa?, aparece la abuelita que,  discreta,  te recomienda: “espera que sean las cuatro, a esa hora la gente está viendo el juego y casi no hay cola”; y así, por el estilo.

La ciudad se duerme, la gente se recoge, los amigos se encuentran para disfrutar juntos los partidos y después se debate a mares, se elogia el buen desempeño de este y hasta se sufre porque “eso era penalti” o “le dieron  muy duro a ese  muchacho,  tan bueno”.

Frente a la Terminal de ómnibus interprovincial de Las Tunas los vendedores tienen imágenes de sus jugadores  favoritos junto a los productos que ofertan, para darles suerte y muy cerca de mi casa, descubrí la bandera de un equipo y reí muchísimo al verla sustituida por otra, cuando el primero quedó, a medio camino.

He visto a colectivos de trabajo completos tomando partido juntos y los borrachos habituales de la cuadra, esos que por años han valorado las injusticias contra Dánel Castro y los elogios desmedidos al Yuli Gourriel mientras empinan el codo, ahora  lanzan un grito de Gooool a cada rato, a veces creo que con el único objetivo de volverme loca.

Y es que cuando se dice Gooool, así, con alma, la gente sale para el radio o pone los televisores, para no perderse nada mientras esperan, sin apuro,  el sofrito de la comida, el agua de bañar a los muchachos y hasta  el saludito rápido que damos al vecino que llega del trabajo.

Ya falta poco para conocer al nuevo campeón del mundo en materia de fútbol y, aunque sentiré  cierta nostalgia por el ajetreo deportivo de estos días, me voy a alegrar también por Ernesto, mi colega de labor en las tardes, un tipo muy apacible que creí iba a morir de infarto en los minutos finales del juego de Holanda  y Argentina.

De momento espero, rezo y hasta sonrío; tengo una amiga que me dice, “con calma, no te preocupes, el Papa es argentino, este año la albiceleste tiene la Copa segura”.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Esther de la Cruz Castillejo

Periodista. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de La Habana, 2009. Diplomada del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de La Habana. Desde su graduación se desarrolla profesionalmente en Radio Victoria y se desempeña como reportera para atender los temas de la educación. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @vozcubana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


nueve × = 63