Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Cultura y Revolución, ¿quién salva a quién?

Cultura y Revolución, ¿quién salva a quién?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

alexiatrianaLos problemas de la cultura cubana y el efecto de las transformaciones que vive Cuba se responden desde la perspectiva de Alexis Triana, Vicepresidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas

Las Tunas.- Desde que llegué a Santiago de Cuba, donde estudié Periodismo, aparecieron en los debates constantes con mis compañeros de clase, los nombres de otros que nos antecedían y que marcaron alguna pauta.

Alexis Triana encabezaba la lista. “Por la valentía y la lucidez con que defiende sus ideas”, decíamos a pesar de que otras funciones lo apartaran del ejercicio periodístico.

Este holguinero por derecho, hizo de las suyas en la Asociación Hermanos Saíz y se desempeñó como Director provincial de Cultura. A él, sobre todo, se le deben las Romerías de Mayo y el Festival Mundial de las Juventudes Artísticas, donde confluye el quehacer artístico de varias generaciones sobre la base del respeto a la diversidad y la idea del diálogo.

Ahora Alexis Triana es Vicepresidente del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, yo estoy graduada y nos encontramos por primera vez. Él como conferencista sobre La Cultura Cubana en la segunda década del nuevo milenio y yo como una más del auditorio en el teatro de la Universidad de Las Tunas.

Terminada la conferencia, que disfruté como el más delicioso manjar, me acerqué para pedirle una entrevista a la que accedió con la mayor cordialidad.

¿La cultura cubana está en riesgo?

“No. A nosotros, por sobre todas las cosas, nos sostiene una política exitosa. Lo que está en riesgo son las viejas maneras de hacer la cultura.

“Para mi queda claro que estamos frente un gran reto, que estamos frente un cambio de contexto, frente a decisiones trascendentales del Estado cubano para actualizar su modelo no solo económico; y por tanto, la cultura tiene que acompañar al país en esos nuevos planteamientos.

“Creo que lo que está efectivamente amenazado de extinguirse, y ojalá lo sea, son esas prácticas por las cuales el movimiento artístico y cultural es menos importante que la existencia de un aparato burocrático.

“Pienso que es una ventaja que los que están recibiendo hoy estos espacios decisores en el Ministerio de Cultura tienen la virtud de venir desde la base, vienen desde abajo. Por lo tanto, esto les permite tener una visión de país, no solamente de La Habana. Esto les permite mantener, continuamente en retroalimentación, lo que quieren y lo que son.

“Opino que lo que está amenazado y ojalá sea superado, es el hecho de que determinadas instituciones culturales no sientan la necesidad de sostener el diálogo permanente con la intelectualidad al que nos llamó siempre Abel Prieto y la dirección del país. Es esa obligación que tenemos y es nuestra razón de existir. Es ser interlocutores entre el Estado cubano y esos artistas y allí donde la práctica hace desaparecer este principio no tiene sentido la existencia de la institución cultural”.

Existe disyuntiva entre arte, cultura y economía, en la Cuba de hoy.

“Yo creo que no existe la disyuntiva, creo que lo que existe es la necesidad de subvencionar allí donde es necesario, nuestras escuelas de arte, nuestra música de concierto, nuestras músicas patrimoniales y el hecho de que el mercado tarde o temprano irrumpe tratando de establecer sus propias pautas.

“Nosotros una y otra vez tenemos que saber que la economía que hacemos es para seguir invirtiendo en el desarrollo de la cultura, es que la economía que buscamos es aquella que nos haga sustentable el esfuerzo pero que de ninguna manera podemos permitir o facilitar que el Estado renuncie al compromiso. Nada de lo que hagamos puede facilitar que el Estado no se sienta responsable de los destinos culturales.

“Incluso en el año 1988, en el quinto Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) Fidel Castro dijo que la cultura es lo primero que hay que salvar, porque es esa cultura, la que nos distingue. Es esa cultura, sobre todas las cosas, la que es el fruto de la Revolución”.

¿Cuál es la esencia de un funcionario que funcione?

“Bueno, yo ni siquiera sé, si soy ese tipo de funcionario. Soy muy crítico conmigo mismo y mis compañeros también. Pero creo que como tú acabas de decir, un funcionario tiene que funcionar y si no, es preferible que no lo sea.

“Tiene que desterrar la excesiva cantidad de reuniones de todo tipo, no solo las que recibe sino las que genera, tal parece que es común la idea de que trabajas haciendo reuniones y no yendo allí, donde puedes aprender, donde puedes apoyar.

“Creo en la manera de concebir la vida con el vínculo permanente a la base, como nos ha pedido Raúl Castro, con la oreja puesta en el suelo y en el subsuelo. Creo que así se puede funcionar.”

¿Qué importancia se le da hoy al trabajo comunitario?

“Tenemos que volver a rediscutir la jerarquía que le damos al trabajo cultural comunitario. Dentro del propio Ministerio de Cultura está tirado a menos lo que siempre hemos dicho en nuestro discurso político y cultural de que las Casas de Cultura son lo más importante para todos nosotros.

“Hay que volver a la idea de que trabajo cultural comunitario no es el que se hace únicamente en la comunidad, si no es el compromiso real y el vínculo permanente de lo mejor de la vanguardia intelectual nuestra con las comunidades, sea la comunidad Plaza de la Revolución o estemos hablando de Baracoa como Villa Primada. Están siendo momentos de rediscutir y recuestionar lo que nos sucede”.

¿Por qué el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) no es capaz de representar actualmente, los valores más importantes de la cultura cubana?

“El sistema de radio difusión se está dejando llevar por estas modas pasajeras, por este tipo de trabajo artístico del pop rock, o el reggaetón que poco tienen que aportar o si tienes una mente abierta el mejor pop rock, el mejor reggaetón puede convivir al lado de nuestra música popular.

“Nuestra música popular pena, nuestros músicos populares encuentran muy poco trabajo y sin embargo, uno llega a países vecinos y te das cuenta de que existen políticas que obligan a radiar lo que es verdaderamente la música de ese país.

“Si la discusión será que hay que ir a una ley, habrá que ir a una ley, pero lo que no puede seguir es este abuso en nuestras emisoras de todo lo que no constituye lo mejor de nuestro panorama musical”.

¿Si fuera profeta, cuál sería su visión de la cultura cubana?

“Es esplendorosa. Nuestro país lo merece. Nuestro país hizo esta inversión en un sistema de escuelas de arte único, hizo esta inversión estatal en el desarrollo de la cultura y asumió que la cultura es lo primero que hay que salvar. Tenemos que estar orgullosos de ello. Creo que el futuro que nos corresponde, será esplendoroso”.

¿Cuál es el vínculo afectivo con la universidad de Las Tunas?

“Hice mi maestría en Desarrollo del Trabajo Cultural Comunitario en Holguín a través de la Universidad de Las Tunas y eso me hace sentir muy comprometido. La entrega de la distinción 30 Aniversario de la Enseñanza Superior en Las Tunas (la máxima condecoración que otorga el centro de estudios), me compromete a seguir logrando que esta casa mayor nuestra tenga, cada vez más, un dialogo permanente con lo mejor de nuestros artistas, y allí donde esté, así será”.

Desde que supe de su presencia en Las Tunas, pensé en una pregunta, ¿se pierde con los años un poco de ese espíritu cuestionador, esa agudeza en la crítica, esa irreverencia propia de la juventud? Pero mi pregunta se quedó entre las palabras dichas y las que faltaron por decir. Quizás porque la esencia es el mismo Alexis, un alma siempre joven, la certeza de que merecemos ser mejores y la seguridad de que sin errores, no hay contradicción y desarrollo.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Liliana Gómez Ramos

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Desarrollo Comunitario. Profesora universitaria. Comenzó su vida laboral en Radio Chaparra, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas. Reportera de Radio Victoria, se destaca en el tratamiento que le da a los temas de corte social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @lialgomez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 1 = seis