Las Tunas, Cuba. Jueves 24 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Cumbre de G-77 en Bolivia, punto de partida por bien de los pueblos

Cumbre de G-77 en Bolivia, punto de partida por bien de los pueblos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Paz.- Los ecos de la Cumbre del Grupo de los 77 más China (G-77), celebrada en la ciudad boliviana de Santa Cruz se apagan lentamente, en tanto queda la esperanza de que la declaración final constituya un punto de partida por el bien de los pueblos.

La reunión, celebrada durante dos días con la presencia de más de 16 presidentes de Asia, África, Oceanía y América Latina y El Caribe, sirvió para relanzar al país en la arena internacional y destacar el liderazgo de Evo Morales, presidente pro témpore del G-77 desde enero pasado.

El ministro boliviano de Salud, Juan Carlos Calvimontes, en declaraciones exclusivas a Prensa Latina, destacó que la Cumbre demostró que Bolivia puede organizar eventos de esa magnitud, con la presencia de muchos presidentes y delegaciones internacionales.

Además de considerar que el evento fue un éxito, pese a algún desliz o algún cabo suelto en la organización, enfatizó que el liderazgo de Evo Morales ganó enteros a nivel internacional, luego de la estancia en el país de varias personalidades del mundo, entre ellas el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, y el presidente cubano, Raúl Castro.

Por otra parte, el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, también en declaraciones a Prensa Latina, destacó que la reunión reactivó al organismo internacional luego de medio siglo de fundado.

Cumplir 50 años no es motivo menor, y muchos elementos de esa organización están relacionados con los países que luchan por su soberanía y liberación total, sobre todo del yugo de las naciones imperiales, destaco Basteiro, quien recordó que muchas de esas naciones que pertenecen al ente tienen potencialidades para avanzar en el área alimentaria o energética, y pueden coordinar sus propias políticas de desarrollo.

Ahora juntos buscamos vías para cambiar los paradigmas del mundo de hoy, destacó el embajador, quien aseguró que la convocatoria de La Paz para celebrar el cónclave le dio vida al G-77.

LA DECLARACION DE SANTA CRUZ, OTRO PUNTO DE PARTIDA

Las delegaciones participantes en la reunión le dieron el visto bueno a la Declaración de Santa Cruz, en la cual trabajaron los organizadores durante semanas, con la intención de legar al futuro una línea estratégica encaminada a consolidar un nuevo orden económico basado en el vivir bien.

La declaración, que conmemoró los 50 años de la creación del grupo y recordó el éxito de la Cumbre del Sur, celebrada en La Habana en el año 2000, aboga, entre otros renglones, por el arreglo pacífico de las controversias mediante el diálogo y llama a los países miembros a resolver las necesidades de empleo, alimentos, agua, y atención de la salud y educación, vivienda y energía de los pueblos.

Al mismo tiempo, declara el compromiso de sus miembros de intensificar los esfuerzos para tratar de establecer un orden internacional imparcial, justo y equitativo, orientado a satisfacer las necesidades de avance de los países en desarrollo.

Y recuerda que “las razones para el establecimiento de nuestro Grupo hace 50 años siguen siendo reales y válidas, incluso más válidas que en ese momento” y afirma que “el siglo XXI es el momento para que los Países y los Pueblos del Sur desarrollen sus economías y sociedades”.

Todo esto, con el objetivo de “cumplir las necesidades humanas de manera sostenible, en armonía con la naturaleza y respetando a la Madre Tierra y sus ecosistemas”.

“Hacemos hincapié en que nuestras principales prioridades son promover un crecimiento económico sostenido, inclusivo y equitativo, crear mayores oportunidades para todos, reducir las desigualdades, mejorar los niveles de vida básicos; fomentar el desarrollo social equitativo y la inclusión”, destaca la Declaración.

Al mismo tiempo, resalta la necesidad de “promover una ordenación integrada y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas, que preste apoyo, entre otras cosas, al desarrollo económico, social y humano, facilitando al mismo tiempo la conservación, la regeneración, el restablecimiento del ecosistema frente a los desafíos nuevos y emergentes”.

El documento reafirma que “los puntos más fuertes del Grupo de los 77 han sido su unidad y solidaridad, su visión de las relaciones multilaterales justas y equitativas, el compromiso de sus Estados miembros con el bienestar de los pueblos del Sur y su empeño en promover una cooperación mutuamente beneficiosa”.

También recuerda la preocupación de los países miembros por “la situación actual de la economía mundial y el estado de la gobernanza económica mundial y la necesidad de una enérgica recuperación”.

Por otra parte, considera preocupante el aumento de la concentración de la riqueza y los ingresos en el mundo y su distribución asimétrica, que han creado grandes desigualdades entre los países desarrollados y las naciones en desarrollo.

La Declaración de Santa Cruz, que incluye 242 puntos, recalca el respeto pleno a “los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y del derecho internacional, sobre todo en cuanto se refiere a la igualdad entre los Estados, el respeto de la independencia de los mismos, la soberanía nacional, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos.

Y reafirma que “los pueblos indígenas tienen derecho a conservar y reforzar sus propias instituciones políticas, jurídicas, económicas, sociales y culturales, manteniendo a la vez su derecho a participar plenamente, si lo desean, en la vida política, económica, social y cultural del Estado”.

MÁS ALLÁ DE LA REUNIÓN

A pesar de que detractores del presidente Evo Morales salieron poco después de la Cumbre a asegurar que todo lo tratado en la misma quedaría ahí y que la Declaración de Santa Cruz no tendría proyección en el tiempo, el gobierno anunció una reunión en el departamento de Tarija, a la cual están convocados los ministros de hidrocarburos o energía de los países miembros.

El encuentro, previsto para finales de agosto, según el jefe de Estado, servirá para debatir sobre el control de los recursos naturales y la industrialización.

La reunión, denominada “Gobernanza de los Recursos Naturales e Industrialización”, será coordinada con diferentes comisiones económicas internacionales y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial.

Por otra parte, la ciudad boliviana de Cochabamba será sede a finales del presente mes de un encuentro sindical internacional con la intención de construir un movimiento de trabajadores para hacerle frente al imperialismo y discutir lo tratado en la Cumbre del G-77.

La reunión, según el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Trujillo, contará con la presencia de más de 800 delegados de 15 países -los confirmados hasta el momento.

Son apenas los primeros pasos para cumplir con lo acordado en la Cumbre del G-77, cuyos postulados ilusionan a aquellos que sueñan con la posibilidad de un mundo mejor. (Héctor Miranda/Prensa Latina)

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis × 5 =