Educación

Aprender entre la oscuridad y el silencio

especialGrandes han sido los cambios que se han realizado en Cuba tras el triunfo de la Revolución en enero de 1959 con el objetivo de brindar el acceso pleno a la educación a todas las personas y en especial a los infantes de Cuba, para lograr una enseñanza para todos.

Edificación de escuelas y la formación del personal docente, fueron puntos de partida en la conformación del sistema de enseñanza cubano que tiene en su más lejano antecedente la Campaña de Alfabetización en 1961, y que permitió luego declarar a Cuba libre de analfabetismo.

Desde aquella época también el gobierno de los Estados Unidos empezó a desarrollar acciones que atentarán con la evolución de la enseñanza de los habitantes de Cuba con el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la Isla, y que hoy persisten pero no dejan inmóviles las alternativas que se buscan para impulsar la enseñanza de los niños y las niñas de la Isla, y en especial en el sistema de la Educación Especial.

Las dificultades de aprendizaje y de participación que experimentan los alumnos con alguna discapacidad dependen a veces de un simple aparato como el sistema decafónico o  la ausencia de juguetes en los salones especiales que limitan las posibilidades de desarrollo psicológico y el proceso de compensación intelectual y del lenguaje de los niños, que se  acentúan a partir de la difícil situación generada por la práctica genocida del gobierno norteamericano de multar a las naciones y organismos que comercialicen con Cuba.

El perjuicio en la Educación  Especial

El bloqueo hoy no solo se limita a la intersección de transferencias     monetarias, ni al control de donativos  sino que extiende su limitación al desarrollo de varios programas sociales en Cuba como la Educación Especial, que forma y prepara integralmente para la reinserción social a los niños y adolescentes con necesidades educativas especiales.

La Educación Especial que atiende el normal desarrollo de la niñez y la juventud en la provincia de Las Tunas ampara a más de dos mil educandos en 18 centros especializados para atender necesidades educativas especiales referentes a discapacidades sensoriales, mentales y físicomotoras.

Al referirse a las afectaciones, Leonardo Ramírez Cruz, jefe del Departamento de Enseñanza Especial en la provincia subrayó que la atención a niños con necesidades educativas especiales permanentes como la discapacidad sensorial en la que se incluyen: Discapacidad auditiva (Hipoacusia Neurosensorial y conductiva, Discapacidad Visual (Ciego y baja visión), son los más afectados en este sistema del componente de la enseñanza en Cuba.

“Hoy existe la imposibilidad de comprar todas la maquinas braille necesarias, para el aprendizaje de niños ciegos y de baja visión, cuyo precio en los Estado Unidos es aproximadamente de 700 dólares y se adquieren a más de 900 y hasta mil dólares en otros países producto a las barreras comerciales impuestas por el gobierno norteamericano.

“De gran impacto se ubica también la carencia de sistemas decafónicos para la estimulación auditiva del desarrollo del lenguaje oral de los educandos sordos, mediante el cual se aprovechan los restos auditivos de estos alumnos, la ausencia del equipamiento de la escuela para estrábicos y ambioples que impiden una mayor celeridad en la compensación del defecto visual por lo que ha sido necesario utilizar nuevas variantes con la consecuente dilación en tiempo y tratamiento.

“Las afectaciones del bloqueo no se circunscriben a una sola área de la Enseñanza Especial pues se extiende a los educandos con discapacidad motora con la carencia de recursos terapéuticos que permiten el desarrollo con mayor calidad de la rehabilitación de niños con limitaciones físico-motoras desde las primeras edades, que es el período donde se promueve el desarrollo sensitivo en las personas.

“Dificultades para adquirir materiales y medios de acceso a la computación por el predominio del mercado restringido y de elevado precio que de facilitarse garantizaría una mayor participación de los niños con discapacidades y la igual de posibilidades con el óptimo aprovechamiento de las bondades que estas tecnologías nos ofrecen”.

“Desde 1990 hay limitaciones para obras constructivas porque se han hecho la reparación de las edificaciones y otras acciones constructivas en las escuela, lo que ha conllevado a otras alternativas de atención para los niños con discapacidades que hoy están ubicados en aulas especiales anexas a la educación general o incluidos en la propias escuelas, con el seguimiento de varios especialistas”.

Señaló también dentro de la limitaciones la atención médica por la escases de medicamentos como el Nitropan, un facilitador del control de esfínter en los casos de Meningoceles, y otros derivados como corticoides y antibióticos de tercera generación, antioxidantes y bolsas orinarias infantiles, que tienen un mejor precio en el mercado norteamericano y al cual no tenemos acceso.

“Otras afectaciones guardan relación con el encarecimiento de los recursos que se necesitan para la reparación de escuelas y centros especiales para la eliminación de barreras arquitectónicas, que limitan las posibilidades de desplazamiento  de los discapacitados físico-motor en las diferentes  actividades docentes y tengan que acceder a lugares en condiciones difíciles”.

Un bloqueo que se extiende hasta la oscuridad y la quietud del silencio

En el caso de la Educación Especial, accesible a todos por igual de manera gratuita, los ejemplos ilustrativos de las consecuencias de esta política son alarmantes pues dentro de este componente los más afectados son los niños con deficiencias auditivas y visuales, con atención especializada de atrofias como la ceguera, la baja visión, el estrabismo y la ambliopía, y en la especialidad del sordo se acogen a los niños hipoacúsicos y a los sordos.

“El costo para esta modalidad de la educación impuesta por bloqueo de los Estados Unidos se traduce en afectaciones para adquirir insumos escolares de proveedores cercanos como las hojas y las máquinas braille, insustituibles para la comprensión y comunicación del educando ciego, aunque el Ministerio de Educación ha buscado alternativas para su reparación, las soluciones en muchos casos es la sustitución pues son muy antiguas”, destaca Maira Calzadilla Noa, directora de la escuela Ramón Téllez, donde se acogen a los educandos con esas discapacidades.

En esta institución educacional, ubicada en el reparto Primero de de esta ciudad de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, se reciben actualmente a 175 alumnos de dos y hasta 17 años de edad distribuidos en salones y aulas especiales, con un tratamiento educativo basado en estrategias individuales y diferenciadas en el trabajo con los alumnos para garantizan el desarrollo individual.

Limitaciones son muchas a partir de las medidas impuestas por el bloqueo que no permite la adquisición con mejores precios en sus mercados de equipos como el sinostófono empleado en las consultas médicas para graduar la visión de los niños de baja visión, los atriles soportes que elevan el libro por encima de la mesa en el proceso de lectura, y lupas para el aumento moderado de las letras en el proceso de lectura pues son aditamentos de fácil dominio por los educandos más pequeños.

“En el centro existe el diagnóstico de los niños que requieren de un implante coclear y no se hace con la rapidez que ellos lo necesitan, pues un implante es muy caro y hay que esperar pues los aditamentos para esas cirugías no entran con la misma facilidad que antes debido a los efectos directos del bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba durante más de 50 años”.

 “Hay que destacar que la nación cubana dedica una esmera atención en este sentido y desarrolla esos implantes paulatinamente a pesar de las limitaciones de forma gratuita, un servicio quirúrgico que a nivel mundial tiene un costo mayor a los 40 mil dólares”, subraya Maira quien ya lleva más dos años al frente de ese centro escolar.

“El perjuicio en el sector educacional se cuantifica claramente, sin embargo es notable el esfuerzo que hacen los especialistas para atender las necesidades educativas de los pequeños, a pesar de la carencia de los recursos materiales propios de las afectaciones monetarias provocadas por el bloqueo económico y comercial del gobierno de Washington”.

El amplio colectivo de profesionales que laboran en ese centro se esmeran en la búsqueda de alternativas didácticas como la elaboración de rompecabezas, clavijeros y laberintos que ayudan en la compensación y hasta eliminación de los defectos visuales, el uso de colores como el rojo y el verde en los medios de enseñanzas para corregir el defecto, ejercicios como el ensarte, el subrayado, la elección de un color para escoger la respuesta.

También entre las variantes está la confección de conjunto con las familias de medios de enseñanza en un mayor tamaño como las letras para el proceso de lectura, además del empleo de objetos reales para una mejor apropiación del conocimiento y la comprensión de los educandos sordos.

Ante las imposibilidades, diversos son los métodos, como en la especialidad del ciego existe la estimuladora visual, la orientación y movilidad; y en la especialidad del sordo se le da tratamiento de habilidad comunicativa y de audición a partir del aprovechamiento de los restos auditivos de los estudiantes.

La agudización del impacto de los problemas económicos en la generación de factores de riesgos que amenazan el normal desarrollo de la niñez y la juventud no sucumben al personal docente que impulsan la obra educativa  iniciada por el comandante Fidel Castro tras el programa del Moncada.

Unos mil 87 docentes, maestros ambulantes, intérpretes, psicopedagogos, psicólogos, logopedas, y psicoterapeutas, entre otros profesionales contribuyen a la preparación de quienes acuden a las instituciones de la educación especial en Las Tunas, un sistema donde se aprovecha la interrelación de la familia y la escuela para disminuir las limitaciones  en busca de las diversas alternativas  para fortalecer los valores individuales y sociales de los educandos.

Hoy se palpan muchos impedimentos pero no frenan el proceso docente que evidencia una mayor calidad en las clases, considerada la forma fundamental del proceso educativo, una alternativa que le permite al profesor integrar los saberes en función de las necesidades del alumno para hacerlos personas alegres y felices, para que puedan desenvolverse en la cotidianeidad.

Estimular cada una de las potencialidades, promover su desarrollo para satisfacer las necesidades educativas especiales y lograr su reinserción en la sociedad, es la esencia del sistema educativo que desarrolla esa instalación y que en cada jornada enfrenta la crueldad de esa política genocida en un sector de la sociedad tan sensible como este, donde cada día sus educandos dan un paso en la oscuridad y conviven con el sonido atónito del silencio.

/mdn/

 

Artículos relacionados

Abanderan en Las Tunas destacamento Educando por amor

Telma Machado Escanio

Pioneros de Las Tunas honran a Camilo y al Che con su pañoleta azul

Telma Machado Escanio

Comienza hoy en Cuba la educación superior de ciclo corto

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


− 5 = uno