Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Ennoblecer el alma, un reconocimiento de los bibliotecarios en Las Tunas

Ennoblecer el alma, un reconocimiento de los bibliotecarios en Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

bibliotecasLas Tunas.- La nueva legislación revolucionaria para hacer realidad un centenario precepto martiano “… títulos dan Reyes pero de ennoblecimiento del alma ninguno mayor el que se saca de los libros”, tras la inauguración de la Imprenta Nacional en 1959, se promulgaron leyes como el Decreto Ley 684 de diciembre de 1959 que normó el trabajo de los bibliotecarios y de los auxiliares de información, con lo cual se  incrementó el reconocimiento de la labor bibliotecaria en Cuba.

Desde esa época las Bibliotecas Públicas como espacio principal en la promoción de las letras impresas en cada territorio desarrollan y fomentan como uno de sus objetivos primordiales el Programa Nacional por la Lectura con el objetivo de promover el gusto por la literatura desde edades tempranas, en adolescentes y jóvenes a partir de variados servicios como el préstamo de libros, documentos e investigaciones.

En Las Tunas la primera biblioteca pública oficial se fundó el 28 de enero de 1951 con el nombre de José Martí, bajo la dirección de Pedro Osmundo Verdecie Pérez

Hoy día más de una decena de instituciones conforman la red de Bibliotecas Públicas de Las Tunas, distribuidas en siete bibliotecas municipales y cuatro sucursales, en las que laboran 104 especialistas y técnicos de bibliotecas, según afirmó Carmen Velázquez Quintana, directora del Sistema de Bibliotecas Públicas en Las Tunas.

Velázquez Quintana, con 35 años de labor en la gestión de la Información, y de ellos 13 dedicados a la Dirección del Sistema de Bibliotecas Públicas de la oriental provincia de Las Tunas, “celebrar el Día del Bibliotecario es un reto para los especialistas, técnicos y trabajadores del sistema pues el 2014 permite hablar de resultados importantes como la consolidación del trabajo en las instituciones, y la extensión bibliotecaria”.

La calidad del servicio sobresale en esto centros rectores del Programa por la lectura, y en este sentido como máxima del día se llega con el libro y la lectura a todos los sectores de la población, pues se atienden a los niños no institucionalizados, mediante el proyecto de las Bebetecas, para la formación de los futuros lectores, las actividades con infantes con necesidades educativas especiales mediante el proyecto Los Niños Ríen, así como también se labora con los adultos mayores e invidentes.

Diversas son las estrategias que se impulsan a partir del uso social del libro, que en lo que va del actual año más de 16 mil usuarios se han atendido en los servicios de la Biblioteca Provincial José Martí, muestra del aporte por la cultura en busca de obras con un alto valor de uso como Síntesis histórica de Las Tunas, por los estudiantes del territorio, entre otras rarezas bibliográficas como libros miniaturas y encuadernados en piel.

Singularidad en el trabajo de estos gestores de información constituye la labor sostenida de las casas bibliotecas, las minibibliotecas, y los activistas de bibliotecas en centros penitenciarios, para elevar el significado social que ostenta la sociedad cubana al libro y la lectura.

El Día Nacional del Bibliotecario se celebra en homenaje al nacimiento el 7 de junio de 1812 de Antonio Bachiller y Morales , primer bibliógrafo cubano

Encontrar libros y servicios vinculados al libro que satisfacen de forma creciente las expectativas de niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad son tareas que marcan esta sociedad en la que cada día se informatizan los procesos, y en la cual cobra vida la labor de la promoción literaria a partir de las bibliotecas públicas.

Disímiles son las prestaciones en servicios de la Biblioteca Provincial José Martí como el servicio en sala par el préstamo de documentos, la hemeroteca, la sala patrimonial, y la sala para discapacitados sirve para ayudar a los usuarios ciegos y de baja visión a realizar transcripciones al Braille.

Sobresale también otro servicio de la institución cultural, que se erige en el centro histórico de la capital provincial, la conservación de libros con la protección de obras literarias tan antañas como el bolsilibro Ciencia heroyca, del Marqués de Avilés, tomo I y II impresos en 1780 sobre leyes heráldicas del Blason con ejemplares de todas las piezas, figuras y ornamentos que componen un escudo de armas, y que hoy se muestra en la sala patrimonial.

La promoción de la lectura para niños y adolescentes es uno de los motivos que cada día enaltece el quehacer de los bibliotecarios en Las Tunas, y que se sustenta en actividades generales como las lecturas de verano, concursos sobre donaciones de libro para un mayor valor de uso de esa literatura que hoy está pasiva en muchas casas, así como proyectos de apreciación literaria como Por quien merece amor, Hoy me siento más cubano, Soy el amor soy el verso, Palma sola, Con todos y para el bien de todos, entre otros.

La constancia en el trabajo de estos especialistas permite hoy señalar dos nombres Pável Leyva Martí, Premio Nacional Olga Hernández 2014 y   , distinguida con el sello Bachiller y Morales 2014, por sus destacados trabajos en la promoción del libro y la lectura desde el desarrollo de la comunidad.

Una de las vías de aprehensión del conocimiento y la realidad, es la lectura, una habilidad que facilita la capacidad de expresión y aferra la vida a una opción para que todos los días se detenga el tiempo entre la letra impresa y el conocimiento, y ello constituye una premisa en los bibliotecólogos de Las Tunas, quienes favorecen el proceso de formación integral y la superación cultural de la nueva sociedad.

 

Lea más:

Día Nacional del bibliotecario

Biblioteca Provincial José Martí

Personalidad de la Bibliotecología y la cultura de Cuba Olga Hernández

Antonio Bachiller y Morales primer bibliógrafo cubano

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 + siete =