Portada » Juan Árias: el tráfico de especies es un problema en Las Tunas

Juan Árias: el tráfico de especies es un problema en Las Tunas

Juan Áreas Gómez
Juan Áreas Gómez, Jefe de Inspección provincial del Cuerpo de Guardabosques en Las Tunas. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

Las Tunas-. El tráfico de especies silvestres comienza a preocupar a muchos ambientalistas de la provincia de Las Tunas por los daños que provoca a la flora y la fauna endémicas de la región. Para conocer la magnitud del problema, Tiempo21 conversó con Juan Árias Gómez, Jefe de Inspección provincial del Cuerpo de Guardabosques.

“Para dar una idea, de enero y hasta la fecha se aplicaron unas 30 multas a las personas sorprendidos en actos de tala, procesamiento y tenencia ilegal de maderas preciosas. Como sanción complementaria se decomisaron más de 45 metros cúbicos de madera, además de  las motosierras, medios de transporte y otros utensilios empleados. Pero, cada año detectamos más de 100 casos como estos, varios de los cuáles tienen que responder ante los tribunales”.

¿Qué impacto tiene tala ilegal en una provincia deforestada como la nuestra?

“El impacto es devastador, pues Las Tunas tiene poco más del 17 por ciento de cobertura boscosa. Sin embargo, es necesario llamar la atención de que a pesar de la baja boscosidad contamos en las Áreas Protegidas con especies de la flora que son únicas en el mundo. Y lo más preocupante es  que hoy ya casi no se ven las maderas preciosas, pues debido a su drástica  disminución han sido sustituidas en el comercio ilícito por las  llamadas especies semiduras. Incluso, actualmente la caoba del país y el cedro, que eran muy abundantes,  se incluyen entre las especies a proteger en la resolución 160 de la Delegación provincial de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, CITMA».

¿Esta  sobreexplotación de los recursos forestales también afecta a la fauna?

“Si, se puede asegurar que las talas ilegales  influyen de modo significativo en la conservación de la fauna de los lugares. Por ejemplo, la tala de las palmas en la parte norte de la provincia provoca que los murciélagos al perder su hábitat natural emigren hacia las ciudades y se  conviertan en un problema, hasta el punto de que actualmente, muchas personas quieren acabar con estos mamíferos. De la misma manera sucede con las aves que hacen sus nidos en los troncos de las  palmáceas, como los pájaros carpinteros, cotorras, cateyes, tocororos y sijues, pues no pueden reproducirse».

¿Qué animales son los más afectados por el comercio ilícito?

“Son muchos, pero el hábito de capturar las aves de fantasía para exhibirlas en jaulas o practicar taxidermia está afectando considerablemente las poblaciones de aves. Muchas de las cubanas como cotorras y cateyes ya están en peligro de extinción. Pero ahora el problema se extiende además a las aves migratorias. Las bijiritas, azulejos y  mariposas, entre otras, son capturadas durante los primeros meses del año para exhibirlas en jaulas y esto provoca que las poblaciones se reduzcan al no poder regresar a sus países de orígenes para reproducirse”.

¿Qué acciones realiza el Cuerpo de Guardabosques para reducir la depredación de los recursos naturales?

“Nosotros hacemos la vigilancia y protección en las zonas de máxima prioridad de la provincia, nuestras Áreas Protegidas, pero también de todo el patrimonio natural. Y en todos los lugares donde detectamos tanto la tala ilegal como la captura de especies actuamos con el decreto ley 268 que establece multas y decomiso de los productos. Recibimos una cooperación muy importante de la Aduana en todos los aeropuertos del país para evitar la exportación de naturalezas muertas con estas aves”.

¿En el caso de decomiso de animales vivos, qué destino tienen?

“No es fácil definir el destino de estos animales. Cuando hemos procedido contra las personas que comercializan ilegalmente aves silvestres, por lo general llevan ya mucho tiempo en jaulas y no pueden ser liberadas al medio natural inmediatamente. En Las Tunas carecemos de un Centro de Rescate de Animales donde se readaptarían a la vida silvestre y donde se analizaría si son trasmisores de enfermedades.  La problemática se está estudiando a nivel nacional para buscar una solución, pues estos centros necesitan personal especializado, alimentación y toda una serie de aseguramiento para que funciones como debe ser”.

/mdn/

 

 

Artículos relacionados

Contribuyen meteorólogos de Las Tunas a la formación de nuevos profesionales

Esnilda Romero Mañas

Sector agropecuario de Las Tunas hace suya la Tarea Vida

Yenima Díaz Velázquez

Una mirada a los productores cañeros de Las Tunas

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario