Cuidados de salud, ante todo, una responsabilidad individual

Lavado de manosLas Tunas- La  situación epidemiológica en Las Tunas se mantiene compleja debido a la presencia de enfermedades transmisibles especialmente las gastrointestinales.
Este año en la provincia se han confirmado varios eventos de enfermedades diarreicas agudas en los municipios de Las Tunas, Manatí, Colombia, Puerto Padre, Majibacoa, Jobabo y Amancio. Solo el municipio de Jesús Menéndez  no reporta presencia enfermedades diarreicas agudas.
Desde el primer momento se activaron las acciones preventivas y la situación epidemiológica tuvo atención directa de la máxima dirección política, del Gobierno y la Defensa Civil del país con disposición de los medios y recursos necesarios, muchos de ellos situados en el territorio de forma inmediata.
Trabajadores de todos los sectores se movilizaron urgente y a tiempo completo con la fuerza de salud pública.
Acueducto y alcantarillado, servicios comunales, comercio y gastronomía, la agricultura, la construcción, los inspectores, educación y el resto de las entidades y organizaciones sociales reajustaron su rutina diaria para dar respuesta a la contingencia sanitaria.
En toda la provincia se dragan y limpian ríos, cañadas y zanjas, se eliminan vertederos y salideros de agua, se construyen letrinas, fosas, cisternas, tanques y nuevas redes de alcantarillados.
También se instalan acueductos, distribuye agua potable hasta en los sitios, más distantes, no cesa la venta muy barata del hipoclorito y se orientan y aplican muchas otras medidas que son chequeadas con mucho rigor todos los días, pero la realidad no cambia.
¿Qué pasa entonces?
Para los expertos de salud y otras autoridades de la provincia el mayor problema radica en la poca o nula responsabilidad individual para protegerse la salud.  Los tuneros no se cuidan.
Todas o casi todas las personas diagnosticadas, para no ser absoluta, toman agua sin purificar, consumen alimentos carentes de higiene y viven en malas condiciones higiénicas sanitarias principalmente por dejadez y no por carencias materiales.
Una buena parte de los problemas de insalubridad en los barrios  tienen solución con el concurso popular y no pocas  veces las personas son pasivas o indiferentes ante lo que constituye una peligrosa amenaza para su salud.
No puede ignorarse tampoco que muchas de las dificultades  de la compleja  situación epidemiológica de Las Tunas,  son responsabilidad única y exclusivamente de las entidades estatales y solo ellas pueden resolverlas.
Eso es innegable pero también es una verdad irrefutable que cada tunero, desde lo individual, en su espacio familiar o social más cercano tiene que hacer todo cuanto esté a su alcance, y que es bastante por cierto,  para evitar el contagio con cualquier otra enfermedad transmisible.
Contar con un sistema de salud seguro, gratis y con profesionales muy competentes, lleva a muchos al exceso de confianza pero no siempre eso es suficiente cuando de preservar la salud se trata.
Nada es más efectivo entonces que intensificar las medidas higiénicas, especialmente las relacionadas con el lavado de las manos, la ingestión de agua clorada y la limpieza y cocción adecuada de los alimentos.
/mdn/
 
 
 

Artículos relacionados

Las Tunas envejece y enfrenta la Covid-19

Darletis Leyva González

Las Tunas y su gesto sanitario en el mundo

Darletis Leyva González

Alertan en Las Tunas por incremento de focos del Aedes aegypti

Darletis Leyva González

Escribir Comentario