Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Opinión > Yusdel, el día de un fumador

Yusdel, el día de un fumador

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

fumarLas Tunas-. Para Yusdel  los días sin fumar son un verdadero fastidio. Padre de familia, hipertenso y mono renal, para más señas, este hijo de Las Tunas y adicto desde los 16 años pasa esta jornada como una de las más molestas del calendario.

Evade constantemente los mensajes  que circulan en todas direcciones; le dan deseos incontrolables de tomar agua o de ir al baño cuando se trasmite algún spot de televisión y hasta pierde, inexplicablemente, las ganas de escuchar “Así, el sonido cultural de Rebelde”, su  programa de radio favorito.

Yusdel, este día, fuma un poco más escondido de lo normal, parece estar como en otra parte cuando se le habla y el olor, el fuerte olor que le acompaña tras alguna “cachadita”  parece “esfumarse mejor”  por  obra y gracia de los caramelos de menta y los tasas con café humeantes que  devora rápidamente y con cierta dosis de susto.

No  es por  miedo, no, qué va, ¿miedo a quién?, es su vida, su deseo, su  riesgo latente, su salud….  No es miedo, al menos no es el miedo que nos inspira alguien o nos acompaña de a golpe; debe ser una especie de sensación de lo mal hecho, eso que me van  a recriminar y yo como “niño malcriado” hago y vuelvo a  hacer, aunque  esté mal.

Parece  simple, no lo es. Nada más difícil que sobreponerse a los deseos más intrínsecos del alma y fumar es  eso, un  deseo del alma que Yusdel no controla y como él no controlan cerca de mil 300 millones de personas en este mundo nuestro.

Las cifras que se manejan hoy  son alarmantes: el hábito está relacionado con la aparición de 29 enfermedades,  entre ellas 10 tipos distintos de cáncer, se consumen cinco mil 827 billones de cigarrillos al año en el planeta y el 20 por ciento de los adictos son mujeres.

Y mientras las  escucha, las cifras,  en algún rincón de la casa, con  su hipertensión, su  condición mono renal y sus tres hijos, Yusdel de seguro sonríe y sigue fumando…porque es más difícil que un día, es un desafío, un riesgo,  una necesidad que no se entiende hasta que no se asume como credo: fumar daña su salud, déjelo de lado ahora mismo.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Esther de la Cruz Castillejo

Periodista. Licenciada en Comunicación Social en la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de La Habana, 2009. Diplomada del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de La Habana. Desde su graduación se desarrolla profesionalmente en Radio Victoria y se desempeña como reportera para atender los temas de la educación. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @vozcubana

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − = 6