Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Salud > Fiebre chikungunya se abre paso en las Américas

Fiebre chikungunya se abre paso en las Américas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Habana.- La región de las Américas está expuesta a una nueva enfermedad, la fiebre chikungunya, un proceso viral que se transmite por mosquitos y se caracteriza por fiebre y dolores articulares.

Muchos países de América Central y varias islas del Caribe reportan hoy casos de la dolencia, que también provoca dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.

Un reciente reporte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que en la actualidad, el virus -identificado en 1952 en Tanzania y presente también en Asia-, tiene transmisión autónoma en varios territorios de la subregión del Caribe, con más de cuatro mil pacientes confirmados.

En Haití y la República Dominicana, el comportamiento epidemiológico del padecimiento ha mostrado una rápida diseminación y ha ocasionado un aumento en la demanda de atención en salud.

Además indica que se han detectado casos importados en Estados Unidos y Panamá.

La infección por virus chikungunya se transmite por la picadura del mosquito del género Aedes, particularmente Aedes aegypti y Aedes albopictus, tiene un periodo de incubación de tres a siete días y puede cursar como una entidad aguda, subaguda y crónica. Afecta a ambos sexos por igual y no hace distinción de edades, agrega la OPS.

La doctora Lilia Ortega, infectóloga y jefa de terapia intensiva del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”, explicó a Orbe que algunos signos clínicos son similares a los del dengue, con el que se puede confundir en zonas donde éste es frecuente.

Explicó que la mayoría de los pacientes que adquieren la infección se recuperan completamente, a veces puede incluso pasar inadvertida, pero algunas personas mantienen dolores articulares por tiempo prolongado.

Por el momento en Cuba no se ha reportado ningún afectado, destacó la experta, pero recordó que en la nación circula el mosquito transmisor, por lo que existe una alerta epidemiológica y se crean protocolos de actuación para enfrentar un posible brote.

Indicó que ante cualquier cuadro febril se debe acudir al médico y éstos por su parte deben ampliar el diapasón diagnóstico para detectar a tiempo la enfermedad.

La fiebre chikungunya se corrobora mediante pruebas serológicas y de biología molecular, pero es importante el diagnóstico clínico en primer lugar, aseveró.

Por el momento no existe tratamiento antivírico específico, solo aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos y analgésicos.

Es importante la prevención, basada en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua natural y artificial, que puedan servir de criaderos de mosquitos. Un programa de vigilancia efectiva y operativa para el dengue brinda las bases para una preparación adecuada frente al chikungunya, debido a que la biología y los procedimientos para el control de vectores son similares, resalta la OPS.

Asimismo manifiesta la necesidad de contar con la participación y colaboración intersectorial, en todos los niveles del gobierno y de los organismos de salud, educación, medio ambiente, desarrollo social y turismo. Pero sobre todo mantenerse la comunicación y buscar la participación de la comunidad. (Vivian Collazo Montano/Prensa Latina)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 − uno =