Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Cultura > Yoyo Ibarra, un nuevo y pujante rostro del pop cubano

Yoyo Ibarra, un nuevo y pujante rostro del pop cubano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La Habana.- A Yoyo Ibarra se le ocurre una idea cada 15 minutos y solo gracias a su equipo logra darle forma a tanto sueño hecho realidad, como su disco debut Se Subasta.

Se trata de la presentación discográfica de un diseñador criado en un entorno artístico y que un día descubrió que quería y podía ser músico, se fijó un objetivo y no paró hasta conseguirlo.

Su primera guitarra la consiguió por mediación del mismísimo Leo Brouwer, a quien un día “emboscó” con sus composiciones y el maestro le firmó una carta para que le regalaran un instrumento.

Después vino el aprendizaje, la formación, la inquietud y la idea de poner todo lo aprendido como diseñador en función de su carrera musical, que más allá de padrinos, tiene mucho rigor y talento.

Por lo pronto, el Yoyo comulga con la tesis de Joaquín Sabina de que una canción triunfa si tiene una buena letra, una buena música, y un “algo” indefinido, que quizás pese más que todo lo demás.

“Llámese ángel, bomba o no-sé-qué, pero es cierto”, afirma Yoyo, cuyo verdadero nombre es Jorge Ibarra, al presentar para Prensa Latina el fonograma, con guiños visuales al gran Andy Warhol.

Más allá de la música, este producto es sólido, con una identidad de marca y una imagen que edificada a conciencia, poniéndole concepto a lo que otros improvisan.

Yoyo comprendió que para llegarle mejor al público debía preocuparse no solo por qué iba a cantar y cómo, sino por la manera en que iba a presentar su producto, visualmente.

“Un gran por ciento del éxito lo debo a coherencia conceptual de mi imagen, al punto que ya ni tengo que mostrar fotos: cuando la gente un beso y un sombrerito, ya sabe quién va a tocar y qué tipo de música se va a defender”, explicó.

En otras palabras, Yoyo Ibarra es un producto y él no lo niega, es más, le enorgullece haber llegado hasta aquí a puro trabajo, tesón, algo de suerte y mucha osadía.

De hecho, este disco nació gracias a otra “emboscada” suya, esta vez al productor Emilio Vega, a quien interceptó en el Museo de Bellas Artes, y le soltó de sopetón 24 canciones.

Vega lo escuchó pacientemente, le dijo que servían 14, que fuera a verlo, y poco después entraron a estudio y el resultado fue Se Subasta, con 12 temas de pop-fusión dirigido al público adolescente.

“No es solo para jóvenes, es una presentación fresca que incluye bolero, trova, fusión, gracias a la maestría de Vega, quien me descubrió el maravilloso mundo de la música tradicional”, dijo Yoyo.

Agradeció además al músico David Blanco, de quien aprendió mucho sobre proyección escénica, y aunque se confiesa deudor de tantas fuentes, es fiel a los sentimientos que inspiran su creatividad.

Para Yoyo, hacer un fonograma era una necesidad profesional, pero también un desafío, pues tiene claro que el disco físico está deprimido en el mercado.

“Buscamos la manera de hacerlo atrayente para la juventud, que de por sí es muy exigente, de ahí nació la idea de hacerlo interactivo, con una posible portada para cada canción”, explicó.

Su indumentaria también crea una empatía con ese público de entre 15 y 18 años, aún sin un gusto definido, que necesitara propuestas con una solidez conceptual, pero que fueran atractivas.

Así salieron canciones como Loca-lizándo con David Blanco, Sueña conmigo, I kiss you y Se fue, con su “hermano del alma” Adrián Berazaín, otro diseñador que triunfa como cantautor. Yoyo Ibarra reconoce que le falta mucho, pero empezó con buen pie y agradece su suerte sin negar su tenacidad y la convicción de que el músico debe defender y cuidar su obra como si fuera su hijo. (Charly Morales Valido/Prensa-Latina)

Lea más:

Cubano Yoyo Ibarra: un romance eterno con la guitarra

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete + 1 =