Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Crónicas desde Venezuela > Arepa venezolana, la grandeza de ese alimento tradicional

Arepa venezolana, la grandeza de ese alimento tradicional

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

ArepaCaracas (Venezuela).-  Para hablar de Venezuela y sus curiosidades no alcanza el tiempo pues esta nación amiga es rica en cultura, geografía y costumbres.  También, en alimentos inigualables, como es el caso de la arepa, considerada el mejor desayuno del mundo.

Desde un extremo hasta el otro del territorio bolivariano, ese manjar marca los pasos diarios de quienes aquí viven.  Y también involucra a personas de otras nacionalidades, contagiadas por el rico sabor de la arepa.

Constituye parte de su cultura y su presencia sistemática en la mesa es muestra de un sentimiento especial que une a todos, más allá de religiones, ideologías, lugar de residencia o nivel cultural.

Es fácil hacerla; todos saben prepararla.  Y todos la consumen, incluidos los niños pequeños, a los que se ve en la calle o en diferentes puntos de venta disfrutando mientras comen. Por cierto, hasta a los lactantes se les contenta con un “No llores, que mamá te da tu arepita”.

ArepaSu preparación se remonta a los ancestros indígenas que poblaron estas tierras, quienes las hicieron con maíz, en vasijas de barro; y aunque hoy se preparan de diferentes formas, ese método primigenio aún se emplea en comunidades rurales o perdidas en la inmensa geografía nacional.

Es compañera fiel de los venezolanos, reina de los desayunos, y excelente acompañante en meriendas, almuerzos y cenas, a los que enriquece con sus inigualables sabor y olor.

Suelen comerse rellenas con queso, mayonesa y mantequilla, carne mechada, asado, jamón, huevos, verduras, caraotas (frijoles) o con cualquier otro alimento; y son tan ricas en nutrientes que la sensación de saciedad perdura por horas.

Rara es la persona que visita a Venezuela y no se come, al menos, una arepa, símbolo de la identidad cultural del territorio, aunque se presenten de varias formas, según la región del país en la que se elabore, y del gusto de la gente, casi siempre transmitido por costumbres familiares.

Incluso, los inmigrantes que residen acá han adoptado la arepa a la perfección y la mezclan con elementos de su gastronomía local. Por ejemplo, algunas comunidades europeas, la untan con chocolate fundido y crema de almendras. Los libaneses, con orégano y aceite de oliva. Y los griegos las rellenan con acelgas y aceitunas.

Recientemente, ese alimento tradicional de Venezuela fue seleccionado como el mejor desayuno del mundo, no solo por su origen e historia, sino por su relleno que garantiza estar satisfecho casi todo el día.

Estos elementos y el valor sentimental y familiar de las arepas, hacen que la mayoría de la población las busque, y que en un momento de hambre, las evoquen como la cima del arte culinario nacional y es que – reitero- ese manjar une a todos, por encima de ideologías, sexos, nivel cultural, responsabilidad social o lugares de residencia.

Es, sencillamente, la mezcla de sentimientos, historia, costumbres y mucha pasión.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera atiende temas del Programa alimentario y le gustan las historias de vida. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @YenimaD

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 5 = tres