Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Cultura > Estilos y tendencias, una mirada a las esculturas de Las Tunas

Estilos y tendencias, una mirada a las esculturas de Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
El entorno del populoso reparto Buena Vista se embellece con las bellas esculturas. (Tiempo21 Foto /MiguelDN)

El entorno del populoso reparto Buena Vista se embellece con las bellas esculturas. (Tiempo21 Foto /MiguelDN)

Las Tunas.- Los conceptos estéticos de las artes plásticas enriquecen la cultura artística y el entorno. La escultura constituye un signo de identidad de esta ciudad, que hace años es conocida como la Capital de la Escultura en Cuba, un título que hoy renace con el retorno de la Décima Bienal de Escultura Rita Longa.

Sus antecedentes están marcados con la realización del III Encuentro Nacional de Escultores en el pasado siglo, bajo la tutela de destacados artistas como Rita Longa y Rafael Ferrero, que reunió en Las Tunas a destacados artistas del país.

Por esa época se terminó La Fuente de las Antillas (1977), obra símbolo de la ciudad y una de las esculturas más prestigiosas de Rita Longa, célebre figura de las artes plásticas cubanas, que hoy recibe una reparación capital.

Obras como Monumento al Trabajo, de José A. Díaz Peláez, Columna Taína, de Pedro Vega, Liberación, de Manuel Chiong, y Caballo, de Sergio Martínez Sopeña, clasifican entre las esculturas emblemáticas del territorio, esas que se caracterizan por la diversidad de estilos consecuentes con los valores estéticos y volumétricos.

Un mapa visual de corrientes y perspectivas estéticas hoy se identifican a través de las diversas generaciones de escultores, quienes han donado por varios años sus piezas para este gigantesco salón expositivo que perviven en las calles, plazas e instituciones de la ciudad.

Bienal de Escultura: renacer del patrimonio escultórico ambiental

Fueron 19 los días de intensas jornadas, en las que manos tan sencillas y pensamientos estéticos doblegaron la dureza de alambrones y cabillas, enérgicas horas de soldaduras, dibujos a gran escalas en cartones, fieles bocetos de la obra cumbre, para concluir en una escultura en mediano formato de ferrocemento, técnica que reinó en esta nueva edición.

185 obras ambientales renovan y dan inspiración a la provincia de Las Tunas, hoy se muestra Capital de la Escultura, y que desde 1995 acoge encuentros entre escultores del país

Siete artistas de Colombia, Cuba y Las Tunas, tienen hoy el mérito de ser los escultores que entregaron sus quimeras personalizadas en cada una de las obras con estilización atractiva y predominio del abstraccionismo, las cuales engrosarán las primeras piezas ambientales del paisaje urbano del reparto Buena Vista, de esta urbe.

La eventualidad no fue sinónimo de azar para estos escultores que tienen un currículo destacado en el llamado arte tridimensionalm  avalado por su presencia en eventos similares en otras regiones del país: José Miguel Díaz Pérez, de Pinar del  Río, Sergio Ángel Fernández Borges y Guillermo Ramírez Malberti, ambos de La Habana, los anfitriones Pedro Escobar Mora, Róger Antuña Cedeño y Leandro Olano Escobar, y en esta ocasión se une además Mario Rojas colombiano-sueco.

Para José Miguel Díaz, quien también tiene una amplia experiencia en los performances en Cuba y el extranjero, desde el 2007 se inclina por la escultura, una experiencia que al confesar a Tiempo21 constituye un reto, pues su obra conceptual es una armonización visual y concepción sistémica con el diseño ambiental en dialogo con el transeúnte y el espacio mismo:  Butacones

En el caso de Guillermo Ramírez Malberti, es la primera vez que participa en este evento en Las Tunas, la experiencia le llena de satisfacción pues el solo hecho de estar aquí le complace, y más porque deja una línea de su trabajo sobre el lenguaje, las nuevas tecnologías, lo moderno y lo más tradicional, su propuesta es la obra Venganza: un mause que tiene clavado un mochito de un lápiz, que se caracteriza también por el humorismo.

Pedro Escobar, escultor tunero con más de 20 años de experiencia y habitual participante de este evento, revela que deja al territorio una pieza abstracta para que el espectador la aprecie según sus vivencias, una obra con multiplicidad de lecturas.

Otro tunero es Leandro Olano, el participante más joven del certamen graduado en el 2009 de la Academia de Artes Plásticas de Las Tunas, y refiere que su presencia es un sueño pues la escultura fue la variante que más le gustaba desde que comenzó sus estudios y en esta ocasión deja para lo posteridad una pieza abstracta en ferrocemento y metal.

El taller cultural Molino Rojo, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales y la Galería Taller, fueron los principales espacios de creación de la Bienal, lugares donde el público interesado palpó in situ la creación misma de los artistas, en todo un proceso que fluyó en conceptos para formular siete piezas tridimensionales con marcados estilos y expresiones en aportes que desde hoy  formarán parte del desarrollo del arte volumétrico y de las tradiciones culturales de este territorio.

Cuando de patrimonio artístico se trata

La Bienal de Esculturas Rita Longa está incluida entre los principales simposio que el Consejo Asesor para el desarrollo de las Artes Plásticas en Cuba acompaña, por la trascendencia del evento que ca más allá de las jornadas de aprendizaje y  perspectivas, que acercan al hombre a este arte a partir de su propia convivencia, refiere Tomás Lara, presidente de esa institución.

Tomás Lara

Tomás Lara, presidente de CODEMA en Cuba. (Tiempo21 Foto/Angeluis)

Escuche declaraciones de Tomás Lara.

“En esta ocasión uno de los mayores logros de la décima Bienal es su aporte al coleccionismo escultórico que favorece el patrimonio de la ciudad de Las Tunas y que de acuerdo a sus valores integran el patrimonio artístico del país”, dice Lara, uno de los escultores más significativos de Cuba.

“Este evento propicia el intercambio profesional de los artistas y principalmente del pueblo, porque por lo general la creación del escultor, siempre tiene un espacio privado, y la Bienal invita, convida a formar parte de un proceso de desprendimiento interior, de emanación creativa para que los espectadores puedan visualizar in situ un proceso de creación.

La escultura cualifica espacios citadinos, acerca a la población al arte escultórico mas allá de los conceptos y las galerías, y la Bienal trasciende por marcar el entorno urbanístico para la apreciación y la convivencia con la obra, lo cual favorece además a su protección

“Esta es la mejor manera de actualizar a la escultura en términos contemporáneos porque para el público que no es especialista en arte, la escultura siempre ha sido interpretada como el arte estatuario. La escultura es mucho más que eso, es un concepto artístico contemporáneo en distintas morfologías, conceptos creativos con diversos soportes matéricos, mármol piedra, cemento, en acero madera, que fomenta un coleccionismo institucional para esta ciudad, y que por sobre todo enriquece el patrimonio artístico del país.

“Cada una de las provincias donde se realicen eventos de este tipo aporta una nueva colección al legado escultórico cubano, un arte que para mi es la impronta de cualquier autor cuando de este patrimonio se hable en Cuba, y en específico marca la identidad de Las Tunas, un lugar privilegiado que sobresale en el movimiento escultórico de la Isla”.

La Décima Bienal de escultura ratifica el renacer del arte tridimensional en Las Tunas, que desde hace 37 años tuvo como antecedentes la huella de artistas como Rita Longa, José Antonio Fuentes, José Antonio Díaz Peláez,  y que hoy retorna en homenaje además a Rafael Ferrero y Armando Hechavarría, para formar parte de los principales elementos del urbanismo de esta ciudad, en memoria retrospectiva y contemporánea de valores culturales que definen y engalanan el título de Capital de la Escultura en Cuba.

mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis − 3 =