Las Tunas, Cuba. Viernes 20 de Abril de 2018
Home > Cultura > El Cuentero Mayor y la sempiterna vigencia de su obra

El Cuentero Mayor y la sempiterna vigencia de su obra

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

onelio_jorge_cardosoEl solo hecho de que, en un país donde históricamente han coexistido muy buenos escritores profesionales cultivadores de la narrativa como género literario y miles de cuenteros orales de auténtica donosura, alguien merezca sobradamente el epíteto de “Cuentero Mayor”, sugiere ya la  magnitud y trascendencia de la obra realizada por Onelio Jorge Cardoso.

Su impronta en la literatura cubana del pasado siglo y el placer con que se leen aún sus vigorosos relatos, la aparición en antologías de diversas partes del mundo y la adaptación de algunos de sus cuentos para el teatro, el ballet o el cine, son elementos de fuerza para que Cardoso sea considerado el cuentista nacional cubano.

No obstante la vigencia de su quehacer literario, es justo recordar especialmente hoy la vida y obra del prestigioso narrador, en ocasión de cumplirse este 11 de mayo el centenario de su natalicio.

Basada esencialmente en la vida difícil, sufrida pero pintoresca, de los campesinos, pescadores y otras clases humildes de la sociedad cubana de su época, la obra de Onelio Jorge Cardoso rebasó esos límites y tiene un lugar destacado en la cuentística cubana e hispanoamericana.

Sobre su quehacer narrativo, el reconocido crítico literario y ensayista cubano Ambrosio Fornet comentó:

El criollismo de Onelio Jorge Cardoso se apoya en una visión fantasiosa y poética del campo, del mar y de sus hombres; sus guajiros y pescadores se mueven con una dignidad elemental bajo un sol que no llega a aplastarlos, en medio de una naturaleza que a la vez los rechaza y los envuelve.”

Nacido en Calabazar de Sagua, antigua provincia de Las Villas, el 11 de mayo de 1914, Onelio  realizó estudios sólo hasta el bachillerato, pues dificultades económicas de su familia le impidieron continuarlos y para asegurar su sustento debió desempeñarse en diversos oficios, entre estos viajante de comercio, lo que le posibilitó trasladarse a muchas localidades del país y conocer a personalidades populares que luego le sirvieron en ocasiones de modelos para crear sus personajes y relatos.

En una síntesis de su biografía publicada en la sitio web Cubaliteraria (www.cubaliteraria.cu) se hace constar que  comenzó a escribir desde muy joven y ya en 1936 ganó un concurso de cuentos convocado por la revista Social.

Pero no fue hasta los primeros años de la década de los 40 cuando comienza a darse a conocer al obtener menciones en el prestigioso concurso “Alfonso Hernández Catá”, y ya en 1945 el primer premio con su relato “Los carboneros”.

En ese propio año –añade la mencionada fuente – sale publicado en México, preparado por José Antonio Portuondo, su primer libro de cuentos, “Taita, diga usted cómo” y aparece representado —con el relato «Nino»— en “Cuentos cubanos contemporáneos”, una antología también publicada en México por Portuondo y, y en “Cuentos cubanos”, antología de  Enma Pérez.

Mientras desarrolla su vocación de escritor, realiza diversas labores, entre ellas la de vendedor ambulante, viajante de medicina y maestro rural, labor esta última que desempeña junto a Raúl Ferrer, en una pequeña escuela del antiguo central Narcisa.

En 1948 se instaló en La Habana, donde trabajó como redactor de noticieros en la emisora Mil Diez, escribió libretos para la radio comercial y fue jefe de redacción del noticiario cinematográfico Cine-Revista. En 1952 obtuvo el Premio Nacional de la Paz, por su cuento «Hierro viejo».

Aunque sus relatos siguieron apareciendo en revistas y antologías, su segundo libro, “El Cuentero”, no se publicó hasta 1958, editado por la Universidad Central de Las Villas.

Después del triunfo de la Revolución Cubana, desempeñó varias responsabilidades: dirigió el Instituto de Derechos Musicales, fue jefe de reportajes especiales en el periódico Granma, jefe de redacción de Pueblo y Cultura y del semanario Pionero. También trabajó como guionista de documentales en el ICAIC y en la Sección Fílmica del Ejército Rebelde.

Desde 1961 perteneció al Ejecutivo de la Sección de Literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

“El caballo de coral”, su tercer libro y segundo en Cuba, salió publicado en 1960, y dos años más tarde apareció la primera edición de sus “Cuentos completos”, con dibujos del prestigioso pintor cubano René Portocarrero.

En 1964 ve la luz un nuevo libro de cuentos, “La otra muerte del gato”, y obtiene el premio «26 de Julio» por su reportaje «Santiago antes del 26», que fuera publicado en la revista Pueblo y Cultura, en octubre de ese año.

Otra edición de “Cuentos completos”, que incluye los nuevos relatos publicados hasta entonces, aparece también en 1964, colección que fue reeditada cinco años después por el Instituto del Libro y en 1975 por la UNEAC.

Entre los cuentos más conocidos y elogiados de Onelio, cuya obra se ha publicado al menos en 12 idiomas, figuran “Taita, diga usted cómo”, “El cuentero”, “Hierro viejo”, “Un brindis por el Zonzo”, “El caballo de coral” y “La ciénaga”.

Cardoso falleció en La Habana el 29 de mayo de 1986.

Sobre su obra había expresado el recientemente fallecido Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura: “No encuentro otra manera de decir que la virtud fundamental de la literatura de Cardoso es que, en verdad, no hay una sola mentira. Él dice exactamente lo que considera que es la verdad, y eso que dice lo es.” 

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos + 5 =