Opinión

Empoderamiento femenino: ¿utopía o realidad?

La mujer cubana, presente en cada arista de su realidad.
La mujer cubana, presente en cada arista de su realidad.

Gloriadelys Wright Hernández

Presentes en todos los sectores, las féminas cubanas constituyen el 66 por ciento de la fuerza técnica-profesional del país, y en el reciente primero de mayo ratificaron al mundo la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres que existe en la Isla.

Cada día son más las que con una alta preparación, capacidad y formación laboral logran ubicarse en puestos de dirección, e incluso desempeñar roles que solo eran considerados “apropiados para los hombres”.

Las nuevas miradas alejadas de estereotipos, que las excluyen a espacios privados como el hogar y la maternidad, propician la equidad de género, y a diferencia de décadas anteriores, ahora las féminas dirigentes alcanzan el mayor porcentaje en el país.

En las elecciones generales en febrero de 2013 se obtuvo la cifra más alta en la  historia. La representación femenina en el Parlamento se elevó a 48,86 por ciento, es decir, 5,5 más que en la legislatura anterior, con lo cual se sobrecumplieron las metas establecidas por la Plataforma de Acción de Beijing.

Además, resultaron electas dos Vicepresidentas del Consejo de Estado y aumentó a 13 el número de integrantes de este género en ese organismo. Se cuenta también con ocho ministras, 44 viceministras y 10  elegidas como Presidentas de las Asambleas Provinciales del Poder Popular.

Este avance confirma el compromiso de Cuba  hacia la igualdad social al ser el primer territorio en firmar, y el segundo en ratificar, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

Hablar sobre el alcance del empoderamiento femenino no es una utopía, deviene una realidad palpable, incluso representan el 29 por ciento en el sector no estatal, son el 78 por ciento de las fiscales del país y en el giro agropecuario ascienden a un 21 por ciento, o sea, 2,4 más que en el 2009.

De participación, acceso y bienestar gozan todas en la mayor de las Antillas, sin embargo, resulta pertinente recordar que estos logros se deben al respaldo político y legal que ellas reciben, desde la Licencia de Maternidad hasta los derechos sexuales y reproductivos, incluido al aborto.

Y aunque en el imaginario social las mujeres constituyen aún las responsables del hogar y de atender al hombre, debemos todos y todas enseñar a las nuevas generaciones que  esta idea es solo un cliché transmitido en los discursos mediáticos, donde prima el sistema patriarcal.

Por ello, la pertinencia de estudios de género, del lenguaje no sexista y del periodismo incluyente, para que en un mundo de justicia social y equidad vivamos, y parafraseando a la escritora Graziella Pogolotti, no dejemos que “los muros del pasado enmascaren la realidad del presente”.

(tomado de Agencia Cubana de Noticias, AIN)

/edc/

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


ocho + 6 =