Las Tunas, Cuba. Jueves 24 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Apuntes sobre la historia del Día de las Madres

Apuntes sobre la historia del Día de las Madres

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Busto de las madresLos festejos que en la ya muy lejana época de la  Antigua Grecia se efectuaban para rendir homenaje a la diosa Rea, progenitora de los dioses Zeus (Júpiter para los romanos), Peseidón (Neptuno) y Hades (Plutón), son considerados hoy los más remotos antecedentes históricos de la actual celebración del Día de las Madres en gran parte del mundo.

Fue, sin embargo, en el continente americano, en los Estados Unidos, muy lejos de la península helénica, donde se festejó por primera vez oficialmente esta hermosa fecha en los tiempos modernos.

La iniciativa surgió de Ana María Jarvis y su hija de igual nombre, ambas enfermeras y activistas sociales, quienes son reconocidas como fundadoras del Día de las Madres en  Estados Unidos, dedicación que se extendió de forma progresiva a prácticamente todo el mundo.

Según se reseña en la enciclopedia digital Wikipedia, durante la Guerra de Secesión o Guerra Civil que se desarrolló en Estados Unidos entre los años 1861 y 1865, Ana María Jarvis (madre) organizó grupos de mujeres para atender a los heridos del conflicto bélico, de ambos lados de las trincheras.

Al terminar la contienda, la señora Jarvis comenzó a promover la celebración de un día para reconocer el trabajo de las mujeres, particularmente de las madres trabajadoras, destacando su esfuerzo no sólo en sus quehaceres laborales sino también en el cuidado de su familia.

Luego de su muerte en 1905, su hija quiso honrar a la madre y a su labor social, e inició una campaña para que se reconociera el trabajo de las madres en  general en un Día que se celebrara anualmente.

Años más tarde, Woodrow Wilson, presidente de los Estados Unidos entre 1913 y 1921, aceptó la iniciativa y en 1914 declaró oficialmente la conmemoración pública que hoy se conoce como Día de las Madres.

Desde entonces, la celebración ha cobrado fuerzas en la mayoría de los países del planeta.

En el caso específico de Cuba, hay discrepancias en cuanto a la fecha y el lugar en que dio comienzo este hermoso ritual.

Durante años se publicó en varios medios de prensa que la idea original para la celebración en Cuba del Día de las Madres fue promovida por el periodista habanero Víctor Muñoz, quien el 9 de mayo de 1920, en una crónica publicada en el periódico El Mundo divulga “el propósito de los hombres generosos que, reunidos en el pueblo de Santiago de las Vegas(…), acordaron trabajar para que Cuba instituya este domingo cada año como Día de las Madres”.

Sin embargo, evidencias históricas demuestran que poco más de un mes antes de esa fecha, el 6 de abril de 1920, la logia masónica Los Perseverantes, de la oriental ciudad de Puerto Padre, acordó instituir allí tan emotiva fecha el segundo domingo de mayo y el Día de los Padres el segundo domingo de junio, a propuesta del masón Eduardo Queral Mayo.

Ese hecho, recogido en el libro Cronología de Puerto Padre, del licenciado Ernesto Carralero Bosch, historiador de esa ciudad, abrió interrogantes a los investigadores en torno a los esfuerzos iniciales para festejar en la Isla tan emotiva efeméride.

Pero, independientemente del lugar donde se generó la iniciativa, lo que sí resulta incuestionable es el extraordinario arraigo que esta maravillosa tradición alcanzó en Cuba a partir de 1927, pues no fue hasta ese año que el gobierno de la época aprobó la conmemoración como Fiesta Oficial de la República.

Baste decir que en la actualidad, como parte de la celebración, anualmente se imprimen en la Isla alrededor de 13 millones de postales dedicadas a las madres, cifra superior incluso al total de habitantes de la nación y que no es igualada proporcionalmente por ningún país del mundo.

Otro elemento que evidencia la gran significación que el Día de las Madres tiene en Cuba es el hecho de que más de 30 ciudades y poblados del país cuentan con bustos, monumentos, estatuas y otras obras escultóricas dedicadas a tan amados seres.

Precisamente en la actual ciudad de Puerto Padre, a más de 700 kilómetros al este de La Habana, está enclavado un hermoso Busto de las Madres, que fue develado el 12 de mayo de 1946 por iniciativa del doctor Martín Ayala Polo, prestigioso abogado y también miembro de la logia masónica Los Perseverantes, que se había organizado en la localidad desde 1919.

La obra presenta la figura de una madre que carga en brazos a su hijo y fue esculpida en piedra de capellanía por el escultor español Nicasio Menza Portas, residente en Las Tunas. El pedestal es de mampostería y las placas empotradas en sus costados son de mármol.

Esas placas tienen inscripciones de pensamientos relacionados con el valor de la maternidad, entre ellos uno muy hermoso del doctor Ayala Polo, que reza: “La madre es el ser que más fervorosamente debe reverenciarse”.

Es, quizás, el monumento más célebre de Puerto Padre, pues está ubicado en el mismo centro de la ciudad, en la intersección entre las avenidas De la Libertad y Máximo Gómez, y divide a la localidad en cuatro sectores.

En ocasión de la celebración este 11 de mayo del Día de las Madres, el más justo y hermoso de todos los homenajes, sirvan estas líneas como un modesto reconocimiento a quienes, desde tiempos tan remotos, se preocuparon, precisamente, por exaltar el infinito amor que inspira “el ser que más fervorosamente debe reverenciarse”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Trabajó como reportero en el diario 26, donde fue además, jefe de Redacción y Jefe de Información. Fue reportero de la corresponsalía de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento a los temas de la agricultura y la salud, entre otros. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− siete = 0