Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Salvar vidas, lo importante para Alexander

Salvar vidas, lo importante para Alexander

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Alexander Escamuchero Téllez

Alexander Escamuchero Téllez, licenciado en electromedicina. (Tiempo21 Foto /Angeluis)

Las Tunas.- Hasta mediados de la década del 2000 en los servicios de Nefrología de los hospitales del oriente de Cuba había varias máquinas de hemodiálisis sin funcionar.

Recién graduado de licenciado en Electromedicina Alexander Escamuchero Téllez fue a parar directo al centro de electromedicina de la provincia de Las Tunas donde se unió a otros jóvenes bien dispuestos a resolver el problema.

Estaban convencidos de que existen muchas maneras de salvar vidas. Decidieron entonces aportar mediante la recuperación de los riñones artificiales indispensables para depurar la sangre de las personas que padecen insuficiencia renal crónica.

“Comenzamos a trabajar más o menos a finales del 2004 y ya en el 2006 por los buenos resultados, la Dirección Nacional de Electromedicina resolvió abrir en Las Tunas, un centro regional para la recuperación de las maquinas”, explica Alexander sin quitar la vista del equipo que examina.

Hacerlo implicó montar un taller y una planta de osmosis inversa para la purificación del agua que se emplea en la hemodiálisis.

¿Qué vino a partir de ahí?

“Mucho trabajo, duras jornadas en las que hemos dejado listos más de 70 riñones artificiales para asistir a pacientes de las cinco provincias orientales, Camaguey y Ciego de Ávila. Así evitamos que el país tuviera que desembolsar unos 800 mil dólares para comprar otras nuevas.

“Nos esmeramos mucho en esta labor para que los equipos salgan con todos los requerimientos, bien calibrados y logramos que funcionen largo periodo sin contratiempo alguno”.

Eres muy joven… ¿además de tu carrera qué otras herramientas te ayudaron a asumir ese trabajo?

“Además de mi formación como licenciado en electromedicina, tuve entrenamientos técnicos en el exterior del país. El primero fue acerca de planta de tratamiento de agua por osmosis inversa, muy útil para aprender sobre la purificación del líquido que se emplea en los equipos de hemodiálisis.

“El otro me sirvió  para ampliar y profundizar mis conocimientos sobre las maquinas FRESENIUS de procedencia alemana”.

Por el trabajo en la recuperación de los riñones artificiales  hace poco, obtuvieron un importante premio. ¿Cuál fue?

“Recientemente recibimos el Premio anual 2013, en su oncena edición, a la Innovación de Mayor Impacto Económico y Social de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores de Cuba (ANIR).

“Esta es una organización que promueve y orienta la iniciativa creadora de los trabajadores cubanos hacia la búsqueda de soluciones a importantes problemas económicos, sociales y para la defensa del país.

“Aunque fue específicamente para el grupo integrado por el autor, el ingeniero David Guzmán y tres coautores, los licenciados José Daniel Contreras, Ronald Castillo Leyva y yo, es un reconocimiento para el colectivo completo del centro de  electromedicina de Las Tunas porque todos de una u otra forma contribuyen”.

¿Cómo lo tomaste?

“Un premio siempre es bien recibido aunque no trabajo para ello. Lo más importante es lo que hay detrás del estimulo.

“Recuperar riñones artificiales me ha dado la mayor satisfacción en el plano laboral, nada puede provocar más complacencia que  hacer algo para salvar o mejorar la salud de las personas, especialmente de los niños que padecen insuficiencia renal crónica. A rehabilitar esa tecnología le he dedicado casi todo el tiempo desde que comencé a trabajar”.

Sin embargo eso no es lo único que has hecho

“De ninguna manera. El equipamiento médico resulta uno de los más costosos a nivel mundial y a Cuba, país bloqueado y subdesarrollado le cuesta renovar y modernizar sus equipos, muchos de ellos con más de 20 años de explotación.

“La inmensa mayoría de las roturas y problemas cotidianos de la técnica de los hospitales encuentran solución en nuestros talleres”.

“En este lugar cada día hay muchas cabezas pensando e ideando  alternativas  a la escasez de recursos, piezas de repuesto, herramientas e insumos para que no paren ni se interrumpan los servicios en los hospitales.

“Eso no va ocurrir nunca, los especialistas y técnicos  nos encargaremos de impedirlo y en ello seguiremos poniendo todo nuestro empeño”.

Esta es la mejor manera que han encontrado para salvar vida los trabajadores del centro de electromedicina de Las Tunas, desde el anonimato, pero salvando vidas, que es lo que realmente.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Esnilda Romero Maña

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Nació en Guantánamo, donde comenzó su vida laboral. También trabajó en la provincia de Holguín. En Radio Victoria trabajó como reportera en temas de salud. Actualmente es jefa del Departamento Informativo de Radio Victoria, emisora provincial de Las Tunas. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @ErnildaRomeroM9

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 − cinco =