Las Tunas, Cuba. Jueves 17 de Agosto de 2017
Home > Las Tunas > Para que florezcan el cultivo y la venta de flores

Para que florezcan el cultivo y la venta de flores

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Cuba posee una amplia variedad de suelos aptos para la floricultura, además de un clima caracterizado por una alta humedad relativa y la ausencia de grandes diferencias de temperatura, lo cual favorece el cultivo de flores durante todo el año.

A eso se suma el hecho de que los habitantes de este país cuentan con una larga tradición en dicha actividad agraria, iniciada en el siglo antes pasado, cuando colonos y propietarios de ingenios azucareros comenzaron a embellecer su entorno, poblado casi exclusivamente de cañaverales.

Incluso, en los últimos años el Programa Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) vienen promoviendo la producción de flores y plantas ornamentales, a partir de la creación de fincas especializadas y parcelas familiares o de propiedad cooperativa.

En ese sentido, el Instituto de Investigaciones Hortícolas Liliana Dimitrova, con sede en el municipio de Quivicán, provincia de Mayabeque, ha puesto su capital humano y su potencial tecnológico al servicio de los floricultores del país.

Entre otras acciones, esa entidad científica de reconocido prestigio publicó el folleto Recomendaciones técnicas para la producción y comercialización de flores de corte.

Ese instructivo constituye una valiosa herramienta, y se halla al alcance de los especialistas del Ministerio de la Agricultura (Minag), la ANAP, la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (Actaf) y otros factores encargados de promover y extender, de manera sostenible, el mencionado proyecto.

Sin embargo, según el propio Instituto Liliana Dimitrova, la floricultura cubana fundamentalmente está en manos de pequeños productores que no logran satisfacer la demanda nacional, entre otras razones, por el uso de tecnologías obsoletas, la utilización de semillas de escasa calidad y el empleo de variedades y especies de bajos rendimientos.

También existen condiciones de producción y distribución poco eficientes, y baja disponibilidad de insumos necesarios para llevar a la población altos volúmenes de flores con la calidad requerida.

Todos esos elementos están presentes en la provincia de Las Tunas, cuya capital es esta ciudad de igual de igual nombre, situada a 690 kilómetros al este de La Habana.

De acuerdo con la Dirección de Servicios Comunales, entidad a cargo de la floricultura, en el territorio existen 13 jardines estatales, por lo general sin las condiciones necesarias y poco productivos. La situación más crítica se presenta en el área destinada a abastecer a esta capital, pues luego de más de 30 años en explotación, sus suelos se encuentran completamente agotados.

Así lo informó a Tiempo21 Esteban Rojas Correa, subdirector provincial de Servicios Comunales, quien explicó que el problema está en vías de solución, incluso el Minag otorgó un nuevo terreno, hoy en trámites de legalización.

El directivo aseguró que hay concebido un programa de rescate de la floricultura, que debe de concretarse en este propio año en todos los municipios, excepto en esta comarca cabecera, la cual tardará más tiempo en autoabastecerse de flores, pero mientras recibirá el apoyo de las demás localidades.

Por ahora, cada año, al llegar el Día de las Madres y otras fechas especiales, se compran gran cantidad de rosas y otras especies de las denominadas finas a la vecina Holguín y se redobla el acopio de las cultivadas localmente, con tal de que la mayoría de los tuneros adquieran ese maravilloso regalo de la naturaleza.

Respecto a los esfuerzos de la Agricultura Urbana encaminados a ese fin, el funcionario reconoció que hasta ahora los floricultores vinculados al proyecto no habían sido suficientemente atendidos, pero –aseguró– las condiciones han ido mejorando, las producciones se les compran a buen precio, y poco a poco la actividad va recuperándose.

Además de las motivaciones personales que a diario pueda tener cada quien para obsequiar una rosa, un clavel, un tulipán, un jazmín o una azucena, hay fechas en las que para la mayoría de los cubanos esa acción resulta ineludible.

Es el caso, por ejemplo, de celebraciones como las del 14 de Febrero, Día de los Enamorados; 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer; segundo domingo de mayo, Día de las Madres, y tercero de junio, jornada en homenaje a los padres.

Si de efemérides patrióticas y revolucionarias se trata, están el Primero de Enero, Triunfo de la Revolución, y el 28 del propio mes, natalicio del Héroe Nacional José Martí, seguidas por el Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores; el 23 de agosto, aniversario de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y el 28 de Octubre, desaparición del Comandante Camilo Cienfuegos, por solo mencionar algunas.

Ténganse en cuenta, también, que debido a las tradiciones, o al sentimiento religioso de una parte de la población, en Cuba se recuerda a los fieles difuntos, el 2 de noviembre, y se celebran, en el último mes, los días de Santa Bárbara y San Lázaro, el 4 y el 17, respectivamente; la Nochebuena, la Navidad y el advenimiento del Año Nuevo.

Bienvenido, entonces, el programa para el rescate de la floricultura en Las Tunas.

/mdn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 − = dos