Cultura

En el cafetal de La Güira, entre décimas y montunos

Jornada Cucalambeana en el municipio de Jobabo.
Jornada Cucalambeana en el municipio de Jobabo.

Guateques, decimas, controversias, tonadas, cuentos, artesanía y un ambiente típico del modo de vida campesino, dieron un toque totalmente guajiro a la mayor fiesta cubana de la campiña, la conocida Jornada Cucalambeana, la cual se desarrolló en la comunidad rural de Sirvén en su edición del municipio de Jobabo.

Allí se dieron cita pobladores de varios asentamientos vecinos para disfrutar de las sabrosas guarachas y sones montunos interpretados por el grupo Amanecer Cubano y el conjunto Claves Cubanas, escuchar a los poetas repentistas, Dimitri Tamayo, Emiliano Sardiña y Reidi Zayas, y de excelentes espectáculos infantiles y para adultos que mostraron cuán enraizadas están aún nuestras tradiciones culturales.

En el cafetal de La Güira, al fondo de un típico bohío de guano y tablas de palma real, con cocina medio desaforrada y fogón de leña, bajo la sombra de atejes y mangos y a lado de un potro salvaje, se desarrolló el guateque informal y se sirvió un sabroso marrano asado con casabe y un puro café fuerte.

Peña literaria, juegos tradicionales, exposiciones artesanales y de arte culinario, talleres, concursos, guateques, ventas de productos del agro y corridas de cinta, formaron parte de este evento representativo de las comunidades campesinas jobabenses.

Vivencias del campo, leyendas centenarias transmitidas de generación en generación e historias salpicadas de verdad, ficción y a veces un tanto exageradas llegaron en las voces de los cuenteros, muchos de ellos anónimos hasta ahora, pero que a pesar de su bajo nivel cultural poseen un sutil modo de narrar, auténtico y bien conservado en el tiempo.

La artesanía guajira no faltó, desde sombreros y javas de yarey, suvenires, instrumentos musicales y atuendos hasta las más típicas e innovadas inventivas salidas de las manos de quienes solo son artistas por inspiración, se presentaron en un espacio único, en el que sus obras acapararon la atención del público.

Las risas, los aplausos, la algarabía, los cuentos, la música y  las típicas costumbres de la campiña jobabense formaron parte inseparable  de esta Jornada Cucalambeana, donde se dieron cita los máximos exponentes del arte campesino local y se presentaron ocho de las muchachas más hermosas de cada consejo popular, seleccionadas como las típicas flores guajiras de Birama. (Yodelys Castro y Yaidel Rodríguez)

 

Artículos relacionados

Congreso de la AHS: Cuba necesita transformar sus espacios culturales

Redacción Tiempo21

Moncada, un asalto de amor en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Debaten proyecto del Código de Ética periodistas de Radio Victoria

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


7 − = uno