Cuba, clase obrera de esencias

Las Tunas-. Mi hijo, con la inocencia feliz de sus seis años de vida, va este Día Internacional de los Trabajadores a participar en el desfile, por primera vez.
Y mientras le escucho hablar de  todo lo que llevará a la marcha, como si se tratara de un día de campismo, pienso en las muchas generaciones de cubanos que hemos crecido en medio del revolico de esta conmemoración y siento que vamos teniendo  la dicha de marchar con los tiempos sin perder las esencias.
Y lo digo porque no son estos los años de las cintas atadas a la cabeza diciendo “Cuba Va”  y  “Palante y Palante”,  ni tampoco los  de “el que no salte es yanqui” y consignas así; es  época de celulares, cuentapropistas y cierto recelo ante los discursos que hablen a ultranza de “igualitarismo”, que no de   igualdad y de “criterios únicos y absolutos”, que no mayoritarios, juntos.
Ya no son estos los años de Fidel en la Plaza y sus alocuciones  ardientes, fecundas, improvisadas; son las de ahora marchas que comienzan más temprano, transcurren igual de apacibles y nos dejan el grato sabor del deber que se cumple a tiempo, en su justa medida.
Sin embargo, cuando veo a mi hijo hablar de lo que será su primera vez en el desfile siento que el tiempo no pasó por lo más importante: la esencia de este convite; y me veo reflejada en su alegría y sus ganas, él es ahora como yo, hace algunos años.
Despertó temprano, se alistó cuidadoso, tal vez le regalen una banderita cubana de papel o le den la enorme responsabilidad de gritar bien fuerte al pasar por la tribuna central; sé  que saludará gustoso y verá a más de un  obrero cubano compartir el traguito de ron y hablar de las cosas por hacer en el trabajo o de cualquier chisme de barrio.
Y es que  en Cuba es un día siempre diferente el  Primero de Mayo,  porque es jornada  que se repite y se repite y nunca te sabe igual. Así lo siento.
Es una fecha  para gritar alto las conquistas obreras, reunirse y pasarla bien en familia, saberse parte y exclamar al mundo que  apostamos desde este presente de hacer,  por un mañana de luz. Y este año allí estará mi hijo, por primera vez.
/mdn/

Artículos relacionados

Convocan a ronda de negocios Las Tunas 2020

Ordey Díaz Escalona

Reconoce máximo dirigente político en Las Tunas esfuerzos para no detener la economía

Ordey Díaz Escalona

Afectarán entrega de agua a la ciudad de Las Tunas

Esnilda Romero Mañas

Escribir Comentario