Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Arte en la comunidad: entre más lejos, más auténtico

Arte en la comunidad: entre más lejos, más auténtico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Los niños son los mayores beneficiados por el Proyecto de reanimación socio cultural Palma sola Rinconcito.

Los niños son los mayores beneficiados por el Proyecto de reanimación socio cultural Palma sola.

Las Tunas.- El Rinconcito es un poblado que hace honor a su nombre y parece esconderse en el corazón del municipio de Jobabo, al sur de la provincia de Las Tunas. Pero el camino difícil y la distancia no impidieron que los niños de comunidades como Las pelonas, El níspero, El aguacate, Pozo Salado y Ciruelito celebraran el cuarto aniversario del Proyecto de reanimación socio cultural Palma sola.

Allí, el anfitrión es Alexis Rodríguez Espinosa, quien desafía la invidencia y es el director de la escuela, coordinador de la iniciativa, el sicopedagogo que atiende a seis escuelas primarias y delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular.

“A pesar de los problemas de cultura, apatía, los golpes sociales que tiene la comunidad, -comentó Rodríguez- unido a las necesidades de transporte, agua, caminos, empleo…la gente ha acogido el proyecto muy bien, hemos tenido que planificar la participación. Tenemos un importante movimiento de artesanos artistas con el propósito de preservar estas tradiciones  de tejer con hilos, vegetales.”

Con su bastón, camina de un lado a otro, previendo la merienda de los niños, los premios para cada concurso, que los invitados no dejen de ver la expo en la sala de televisión y hasta encuentra el tiempo para improvisar junto al repentista Dimitri Tamayo, demostrando sus dotes de poeta. Para este líder natural, nada parece imposible:

“Aunque ha tenido muchas colaboraciones, Palma Sola no ha contado con un financiamiento, es un proyecto que se ha hecho con las cooperativas, con el sudor de muchas personas. Esta ha sido la primera vez que hemos tenido un transporte para los niños, quienes en ocasiones han recorrido hasta 5 kilómetros para ir a una actividad. Estoy seguro que esta iniciativa no va a morir, más bien nos desarrollamos”.

De cómo se siembra una palma

La Biblioteca provincial José Martí aprovecha estos espacios para promover la lectura en las jóvenes generaciones. Carmen Velásquez, su directora, nos cuenta que esta idea surgió a partir del vínculo de Alexis con la sala especial para discapacitados:

“Pensamos en este lugar por la escasez de propuestas culturales. Quisimos aprovechar el 2 de abril, Día del Libro Infantil, para festejar con concursos de dibujo y literatura para niños y jóvenes. Ya en Pozo Salado se hizo la sala de lectura Ramiro Duarte, en honor a este escritor tunero, quien era oriundo de esta localidad. Allí nos brindaron un lugar en la escuela Carlos Manuel de Céspedes”.

“A partir de las carencias que tiene el Rinconcito, -expresó Velásquez- queremos que sea un proyecto de cambio, no sólo cultural, también se busca incrementar las fuentes de empleo, por ejemplo, abrir una casa de cultura, un taller de arte manual, para las tejedoras de yarey”…

La cultura, alimento imprescindible

En los intentos por llevar el arte a espacios apartados como Rinconcito, no ha faltado la presencia de la filial tunera de la Fundación Nicolás Guillén, con su presidenta, Lourdes Jacobo.

“Elizabeth Fajardo, una de las especialistas de la Biblioteca, se acercó a nuestra fundación en busca de apoyo en esta labor que promueve la formación de valores, la defensa de la cultura cubana y de símbolos legítimos de identidad.

La escritora reconoce que los objetivos van más allá del mejoramiento espiritual de la comunidad, sino también material:

“Los pobladores han recibido cursos relacionados con las temáticas de género, con la implementación de proyectos socioculturales, además, la Fundación ha colaborado aquí con recursos materiales; su presidente nacional, Nicolás Guillén ha visitado El Rinconcito y ha quedado maravillado con la magia que se respira en una de estas celebraciones. Hay que estar aquí, hay que vivirlo, para entender cómo en una geografía tan lejana de la ciudad puede florecer esta riqueza espiritual”.

Jennifer, Keila, Ismael…y otros muchos niños de estas comunidades apartadas del municipio de Jobabo esperan otra oportunidad para celebrar el Festival A viva voz, llevarse a casa libros infantiles, reír con las actuaciones de sus compañeros o asombrarse pro primera vez  ante la pericia de un mago.

Gracias al proyecto de reanimación sociocultural Palma Sola, El Rinconcito ya no es un lugar inaccesible, sino un espacio que recuerda que las mejores cosas de la vida, se encuentran después de recorrer caminos intrincados.

/mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro × = 8