Las Tunas, Cuba. Miércoles 18 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Gente > Willy El Cubano en el abrazo de casa

Willy El Cubano en el abrazo de casa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Willy, junto a su esposa, su mamá y su hijo.

Willy, junto a su esposa, su mamá y su hijo.

Las Tunas.- El jovencito moreno del barrio conocido como El Marabú, en esta ciudad, el hijo de Ada, la estomatóloga; aquel que se hizo soldador en la escuela de oficios de su municipio, pero que siempre amó la música y llevó a Cuba hasta la tercera edición del concurso La Voz México, sorprendiendo a todos con su segundo lugar, de regreso a casa topó con sus vecinos convertidos en público y su pueblo en admiradores.

Willy llegó a Radio Victoria y parecía que en su vida no había ocurrido absolutamente nada; todo modesto y sin más interés que el de desempeñar bien su rol de padre, hijo y esposo, conversó con Tiempo21 y aclaró esa polémica que puso en duda sus raíces.  

Willy, ¿cómo te las arreglaste para colarte en La Voz México?

“Me presenté a las audiciones, más de dos millones de personas en el país y ya eran como las 7:00 de la noche cuando pasé. Valga que se me alumbró el bombillo cuando me preguntaron de dónde era, pues rápidamente notaron mi acento cubano, y tuve que crear una historia para que me dejaran cantar, ya al dejarme cantar pasé a la otra etapa de audiciones a ciegas. Mucha gente me critica por haber dicho que nací en Tampico, Tamaulipas, pero mi gente, muchas veces tienes que decir ciertas cosas para lograr otras y poner bien en alto el nombre de tu país”.

¿Llevas ese talento desde niño?

“Sí, desde niño. Yo creo que mi mamá fue la partícipe número uno de meterme la música en las venas, cuando me arrullaba a la hora de dormir y creo que Dios también te da el don”.

Iniciaste tu carrera musical con algunas agrupaciones de Las Tunas ¿Cuáles fueron?

“La primera agrupación en la que estuve fue Cohíba, luego Clase A, Los Suri, Barricada y al final Combinación Latina, con la que fui a México”.

Cautivaste a los coaches en el concurso, ¿y todo el tiempo estabas tenso o realmente te relajabas y ya?

“Ya tenía muchos años de experiencia, creo que eso te ayuda mucho; no estaba nervioso, porque los nervios hacen que falles, creo que tenso sí, un poco”.

Recibiste un segundo lugar, pero todo el mundo sabía que el primero era el tuyo ¿Cómo recibiste ese momento?

“Es lo mejor que te pueda pasar porque David Bisbal fue segundo lugar, José José fue segundo lugar…; los grandes de hoy en día, a los concursos que fueron obtuvieron segundo lugar, es decir, que no estamos equivocados; creo que un segundo lugar es un primero, la verdad, lo veo así”.

“David se sorprendió muchísimo porque él no pensó que yo sería el último que le quedara en su equipo”.

¿Cuál es el género que prefiere Willy El Cubano?

“Pues no lo tengo muy claro, pero ahora en un disco que preparamos vamos a hacer algo de salsa romántica, también mucha balada pop, que fue lo que hice en La Voz México”.

Las redes sociales fueron muy importantes en esos días de la gran final del concurso…

“Sí, el concurso fue el boom y las redes sociales lo más grande que nos pasó, de hecho estoy muy feliz porque famosos como Juan Luis Guerra, Ricardo Montaner, Jesse y Joy, Camila, Sin Banderas, El Grupo Reik, y otros, me hicieron llegar felicitaciones, fotos y videos, y para mí fue un logro”.

¿En qué anda Willy ahora?

“Ahora tenemos algunos contratos que salieron a raíz del concurso; estamos haciendo algo por Honduras, en México… pero voy a regresar en un viaje con más calma para hacer conciertos y donarlos, aquí en mi tierra no cobro nada, ah, afuera sí”. (Ríe)

William Espinosa Palacios o Willy El Cubano, en el concurso siempre dedicó sus presentaciones a su pequeño William Manuel y a su familia; esa que lo siguió, esperó y rodeó con su amor, incluso en medio de esta entrevista.

Su principito está en el segundo grado de los estudios primarios y con voz apacible, pero segura, confesó que su papá es el más maravilloso del mundo y para él es un ganador; mientras la señora Ada Palacios, la madre de William, con la voz algo quebrada, por tanta emoción, afirma que él ha pasado un poco de trabajo y ha alcanzado peldaños, pero ella está muy orgullosa y solo le exige seguir siendo el Willy de siempre.

“Mi mamá, mi chamaco y mi esposa, son los impulsos más grandes de mi carrera”.

Este hijo de Las Tunas ahora camina seguro por el sendero del arte que más ama y hace realidad ese sueño que de niño apretó al pecho, convertirse en un gran cantante. Ya empezó y lo hizo bien, solo podemos decirle: Wily, te seguimos.

/mdn/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− seis = 0