Gente

El Indio que combatió en Playa Girón

digno_acostaLas Tunas.- Al combatiente Digno Acosta Baldoquín lo apodaron el indio en su natal Ojo de Agua, una comunidad rural de la zona de Los Melones, en el municipio de Jobabo, al sur de la oriental provincia de Las Tunas.

Con tan solo 19 años de edad ya era un inquieto joven que logró incorporarse a la lucha clandestina hasta llegar a ser integrante del Ejército Rebelde y combatiente de Playa Girón.

Luego de terminada la guerra siguió en el Ejército. En el año 1960, el Comandante en Jefe Fidel Castro mandó a entrenarse a la Sierra Maestra a 500 compañeros, que formaron la columna dos especial de combate. 

Como parte de esa preparación subió 10 veces el Pico Turquino, con armas pesadas, mochilas y acondicionado con todos los pertrechos de guerra. De ahí fue para La Habana.

– ¿Cómo se vincula a los hechos de Playa Girón?

– Me encontraba conduciendo un camión en Managua cuando llegó el aviso del desembarco mercenario por Matanzas. Rápidamente nos mandaron a prepararnos y partir, yo llevaba en el camión un cuatro bocas, un arma de fabricación checa, a las 5:00 de la mañana llegamos al central Australia, yo nunca había andado por ahí, eran 16 camiones, el mío era el segundo”.  

– ¿Qué orientaciones le dieron al llegar allí?      

– La orden fue guardar el camión y fajarme como los demás, atrincheramos los camiones y pusieron una gente a cuidarlos.

– ¿Entonces combatió en Playa Girón?

– Yo sí, combatí hasta las últimas consecuencias, eso fue sin parar, no dormíamos, ni comíamos ni tomábamos agua, era hacer lo que Fidel dijo: acabar con el enemigo”.

– ¿Alguna anécdota especial que le recuerde ese momento?

– Estaba en el área de combate cuando ve que hieren a un compañero le tiraron una granada y le afectaron la vista, entonces él no puede manejar la ametralladora y el teniente Alejandro Pineda me dice Digno coge la ametralladora esa.

Cuenta que así lo hizo junto con un primo, Argelio Acosta que era el ayudante, quien le enganchaba la cinta “nos encargamos y nos tiraban, yo sentía que las balas chiflaban ahí mismo”.

“Entonces yo le dije Argelio vámonos de aquí que nos van a matar,  ya nos descubrieron y nos están tirando, dale rápido, pero cuando estamos emplazando la ametralladora como a 20 metros tiraron un morterazo donde mismo estábamos antes, hicieron un hoyo que cabía un hombre de pie”.

– ¿No sintió miedo siendo tan joven,  con solo 20 años de edad?

– No, yo no sentí miedo, el único miedo que sentí allí era que fueran a matar a Fidel porque el andaba con nosotros”.

– ¿Cómo se siente por estos días en que recibe el homenaje de trabajadores, jóvenes y el pueblo tunero?

– Ave María, me siento bien, más revolucionario y más firme, doy la vida por esto, la ofrecí y ahora la doy si hubiera que darla de nuevo”.

Así es el combatiente Digno Acosta Baldoquín, el Indio de Ojo de Agua, sencillo y transparente, que a sus 77 años de edad y su sombrero tejano todavía canta algún que otro corrido mexicano y anda con el pecho lleno de medallas, símbolo de su contribución a la contundente derrota que el pueblo cubano le propinara a los mercenarios de Playa Girón.

/mdn/

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


9 − = tres