Opinión

La problemática del sexo en la adolescencia

adolescentesLa influencia que ejerce el grupo, especialmente durante la adolescencia, en la toma de decisiones y al asumir actitudes ante la vida es un fenómeno ampliamente difundido por los expertos.

Sin embargo, los especialistas hoy día apuntan hacia un aumento considerable de esa influencia, que ha pasado de ser un fenómeno implícito en estas edades a un proceso explícito y presente, en mayor medida, en este grupo etáreo.

Diciéndolo de otra manera: cada día es más importante la opinión de los amigos y afines a la hora de hacer algo cuando se es adolescente y los decires de mamá y de papá se mantienen más en un segundo o un tercer planos.

Especialmente en Las Tunas, los versados asocian esto con la temprana iniciación sexual que se está viviendo en el  territorio; cifras que hablan de alrededor de los doce años para comenzar las relaciones íntimas en uno y otro sexo y ejemplos que confirman la importancia que tienen, a la hora de decidir, “ser como los demás” o “que no te pongan motes ni te tilden de esta o aquella condición”.

Es, para muchos, una manera de integrarse, de formar parte y sentirse cómodos en su entorno social, pasando por alto los lastres que este hacer puede tener a la larga para la salud física y mental del muchacho que pasa por alto etapas que también se necesitan para crecer sexualmente.

Una reconocida especialista en estos temas comentaba a Tiempo21 que ella llega a tratar con cierta frecuencia en sus consultas de sexualidad a hombres y mujeres de Las Tunas que tienen problemas para encontrar la satisfacción plena justamente porque “comenzaron muy jóvenes”.

“Cuando vamos a buscar en las causas de determinado problema -me decía- descubrimos que la raíz está en eso, en que no se conocieron a sí mismos, en que no se dieron el tiempo que requerían en su momento y ya en la etapa adulta llegan a tener problemas más serios”.

De ahí que la comunicación se torne elemento vital en este momento de la vida; un poco porque “dime con quién andas….” y  otro tanto porque dialogar, explicar, ejemplificar y escuchar, especialmente, escuchar mucho, son excelentes antídotos para quienes tienen el riesgo de dejar que otro determine el cuándo y el por qué de la primera vez. ¿No le parece?

/mdn/

 

 

 

 

Artículos relacionados

EE.UU. en 2018, más pasos contrarios al acercamiento a Cuba

Redacción Tiempo21

El tiempo será el que dicte la sentencia

Leydiana Leyva Romero

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Enviar Comentario


7 − uno =